Palabra

 

EL PODER DE LA PALABRA

Sobre el lenguaje eficaz


EL PODER DE LA PALABRA ERRADICA EN EL USO CONSCIENTE DEL LENGUAJE EFICAZ.

LA PALABRA es una herramienta que posee mucho poder. Es capaz de herir, de curar, de sacar las emociones a través de las lágrimas, pueden construir y destruir a la vez. La palabra bien utilizada puede llevarnos, nuestra vida, al éxito. Al contrario, el hablar por hablar y sin pensar puede arruinar generaciones completas.

La lengua posee mucha más importancia en nuestra vida de la que nos podemos imaginar. En ocasiones, no estamos conscientes del daño o de los errores que cometemos por cómo hablamos o qué decimos. A veces, solo nos damos cuenta cuando el mal ya está hecho.

Hablar, esa acción que realizamos a diario y sin pensar mucho. Es tan habitual que no nos paramos a reflexionar con quien hablamos ni cómo le decimos al contrario lo que le queremos transmitir. Utilizamos la lengua de manera automática y cada palabra de forma inconsciente y mecánica. No obstante, hay maneras y formas de expresar una idea, de transmitir lo que queremos que otros entiendan. Los malentendidos por no saber transmitir están a la orden del día. El problema de no saber transmitir una idea de manera correcta está en que luego, una vez hecho el daño, es muy complicado corregir el error. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez en su vida qué estará haciendo mal? ¿Por qué le salen mal las cosas y por qué no consigue lo que quiere? ¿Por qué la otra persona con la que conversamos reacciona de otra manera a la que habíamos esperado inicialmente?

Pues en la consciencia erradica la diferencia del rumbo que puede tomar nuestro camino y las respuestas que podamos recibir, bien sean positivas o negativas. Debemos utilizar las palabras a consciencia para utilizarlas a nuestro favor, sin dañar a nadie.

 

Palabra

 

¿Cómo utilizar las palabras de manera consciente?

 

Influyen varios factores que se detallan a continuación:

  • Dominar el idioma (tanto gramatical como semánticamente). El léxico que se utiliza es muy importante. Debemos procurar hablar correctamente para asegurarnos que la persona con la que hablamos nos entienda bien.
  • Evitar malos entendidos.Las formas. Para expresar una sola idea, siempre hay varias formas para transmitirla. Hay que encontrar la que mejor se adapte a las circunstancias según a quién le hablamos en cada momento y dependiendo de lo que queremos transmitir o conseguir.
  • Debemos primero pensar en lo que queremos decir antes de abrir la boca. Una palabra lanzada al aire ya no se puede echar atrás. Una carta se puede romper antes de enviarla, pero una palabra pronunciada no tiene marcha atrás.
  • Procura no hablar cuando estamos colerizados ni enfadados. Si estamos encendidos por algún disgusto, seguro que diremos cosas de las que nos arrepentiremos más adelante. Es mejor dejar pasar primero la primera cólera, enfriar un poco los primeros sentimientos y, luego, sentarse a analizar las circunstancias con calma y con cabeza fría antes de entrar en conversación con la otra persona. Si mantuviéramos más la calma, evitaríamos muchas disputas, divorcios, rupturas de amistades...
  • El control de los sentimientos y mantener la calma para poder primero pensar antes de hablar.

Existen varios ejercicios para aprender el dominio de las palabras para utilizarlas correctamente en cada momento y a nuestro favor. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez por qué la entrevista salió mal, por qué no consiguió el puesto de trabajo? No es suficiente con tener muchos estudios, títulos, experiencia. Muchas veces consigue más el que sabe hablar, transmitir, comunicar y venderse, aunque no esté tan preparado académicamente como otro.

 

Propuestas para aprender a dominar las palabras

  1. Una buena lectura. A través de la lectura aprendemos de forma inconsciente palabras nuevas, formas de expresión... fluyen más las ideas.
  2. Reflexionar. Es muy importante tener muy claro qué es lo que realmente queremos y a quién o a qué nos vamos a enfrentar. Este hecho incluye la investigación, conocer ciertas circunstancias y las demás personas.
  3. Ponernos en el lugar de la otra persona. ¿Cómo podría interpretar lo que le vamos a decir?
  4. Saber escuchar. Es importante no enfocarnos solamente a lo que queremos decir o conseguir nosotros. También hay que tener en cuenta las necesidades y los deseos de las demás personas.
  5. Interpretar el lenguaje corporal. Siempre expresamos sentimientos, aunque no estemos hablando. Debemos analizar a nuestro opositor. ¿Está cómodo y tranquilo? ¿Se le nota un tanto nervioso y estresado?
  6. Adaptación. Es necesario adaptarnos a las circunstancias. Lo que a nosotros puede parecernos importante, para otro puede ser insignificante. De ahí, es importante encontrar el momento adecuado.
  7. Siempre podemos pedir consejo a otras personas más experimentadas o más exitosas.

Hoy por hoy, la literatura nos ofrece una gran serie de biografías de personas que han tenido éxito en la vida y cómo lo han conseguido.

El primer paso es no solamente entender, sino comprender y aceptar que la palabra tiene mucho poder. Se puede utilizar a nuestro favor o en nuestro contra. Para ello, es necesario aprender a utilizarla conscientemente.

 

Palabra

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: