El poder de los deseos y el Pensamiento Materializado

Generalmente el ser humano a lo largo de su vida tiene deseos por alcanzar metas, objetivos. Una vez que nos instalamos en nuestro universo consumista, este; nos enseña siempre a desear algo más de lo que tenemos. Atención a esto, en la era infantil queremos una bicicleta nueva, juguetes de todo tipo o diferentes libros de cuentos sobre lo más actual. A medida que pasan los años y seguimos creciendo, nuestros deseos se hacen más exigentes. Ya no pensamos solamente en cosas materiales, nuestros objetivos se hacen más ambiciosos. Queremos prestigio, que las personas a nuestro rededor nos estimen y además sincronizarnos con el mundo.

Preguntémonos; ¿Cuáles son los dispositivos que conectan los deseos, algo tan sutil, para realizarse? ¿Es esto posible? Esos mecanismos son tres que tenemos en cuenta para el momento. Unidos pueden influenciar nuestro comportamiento, en nuestras acciones y por cierto ayudarnos realmente a alcanzar aquel deseo que tenemos en mente. Primero; la Ley del Karma, aquella que reza que, cuanto ofrezcamos al mundo nos será devuelto de forma proporcional.

Según esta teoría, las personas debemos comportarnos apegados a principios morales y éticos, de respeto, igualdad, tolerancia. Ayudar al prójimo o a los animales en las circunstancias que podamos y convivir civilizadamente con el resto de la sociedad. Si practicamos estos valores personales nos evitaríamos problemas, por lo tanto no estaríamos en deuda con el karma. Segundo; el Poder de Socialización, Por naturaleza el ser humano es sociable, por lo que necesariamente tenemos pareja, amigos, familia y nos relacionamos con los demás. Si compartimos los deseos con nuestros compañeros, indudablemente esto contribuirá a que nos acerquemos a su realización. Ten presente; si son buenas personas y te quieren, te estimularan para que tu sueño se cumpla.

deseos

El Pensamiento Materializado

Tercero; es un mecanismo etéreo (celestial, sutil). Existe un libro famoso de nombre El Secreto, de Rhonda Byrne. El mismo trata sobre El Pensamiento Materializado. Donde se nos habla de este procedimiento; si recreas en tu mente la escena en la que alcanzas ese deseo que anhelas, lo conseguirás. Según esto, tienes que desear con mucho énfasis, ese objetivo, tener la certeza de que ya lo tienes y actuar en consecuencia. Se afinca en el poder del pensamiento, Sin embargo, para hacer que se cumpla, debe ser hecho de corazón, donde no medie el capricho.

pensamientos

Ejemplos del Pensamiento Materializado, existen a montón. Tantas personas han deseado infinidad de cosas materiales como objetivos más sutiles que a pesar de las dificultades han logrado alcanzar. La mujer de tus sueños, el auto deportivo anhelado, el cambio para mejor de un hijo problemático, el regreso del hijo pródigo al lar familiar y…

Como ustedes pueden ver; hay historias para todos los gustos y colores que nos dan la medida y dejan claro que el poder de los deseos, es verdaderamente muy grande. Cuando una persona desea con todo su corazón un algo que imagina casi imposible de alcanzar y logra su objetivo, empieza a internalizar la fuerza y el poder imbuido en sus deseos. Por fortuna, todos nacemos con igualdad de posibilidades y facultades para desarrollarlas, en nosotros está hacerlo.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: