fotografia

Los muchos casos con imputaciones o "investigaciones" que se han dado en nuestro país hacen pensar que estando en el poder es fácil corromperse. Empresarios, cargos políticos, etc, de diferentes colores e ideologías se han visto frente a un juez por sus actividades poco recomendables. "El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente", lo dijo el historiador británico John Edward Acton (conocido como Lord Acton) en 1887.


fotografia

Todo parece indicar que este historiador tenía razón pero hay que olvidar que el poder no corrompe a todos por igual y algunas personas se libran de caer en tentaciones que su cargo les pone sobre la mesa. Esto quiere decir que el que se corrompe es que previamente ya era propenso a corromperse. Cuando se repartieron las tarjetas Black de Caja Madrid uno de los "afortunados" manifestó que esto no era legal y que no la quería aunque se vió obligado aceptarla por las presiones de sus superiores, la metió en un cajón y nunca la usó a diferencia de otros que disfrutaron de viajes, restaurantes caros, compras de todo tipo, etc, porque aquello era jauja.

fotografia

Por tanto, sí, el poder corrompe, pero a los que viven predispuestos a que si surge la ocasión están dispuestos a enriquecerse saltándose a la torera la moral y la ética. El afán de notoriedad también influye mucho el las luchas por conseguir poder que lleva emparejada la ambición que puede inclinar a las personas a la corrupción. Por otra parte, las personas honradas y de buenas costumbres no muestran ningún deseo de tener poder al sentirse felices con lo que tienen. Muchos llevan su afán de poder a situaciones exageradas y extrañas, ciegos por la ambición de poder olvidando que en esta vida cuando más alto se sube más fuerte se cae, porque no hay nada que permanezca oculto bajo el sol y todas las fechorías se descubren tarde o temprano.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: