El pocillo del anciano nos muestra que la vida puede ser como un bumerang...

El pocillo del anciano

Está es la historia de un anciano un poco sordo y casi ciego al que apenas sostenían sus propios pies.

Le temblaban así como sus manos y al comer en la mesa derramaba aveces la sopa sobre los manteles.

Su nuera y su propio hijo estaban muy disgustados con esto y al final decidieron encerrarle en un cuarto, permaneciendo en un rincón donde le daban de comer en un viejo pocillo de barro.

 

El pocillo del anciano


El anciano entristeció con la decisión de su hijo y lloraba con gran dolor en su corazón pero aún así no murmuró.

Un día se le cayó el pocillo de barro, ya que sus manos estaban cada vez más temblorosa y débiles, el pocillo se hizo pedazos al caer.

Enojados el hijo y la nuera le compraron otro de pocillo de madera y ahí le servían la comida.

El pocillo del anciano

 

El Pocillo para papá

Los que así trataban al pobre anciano tenían un hijo de cuatro años.

Un día lo vieron muy afanado tratando de ahuecar un trozo de madera, al que por el exterior ya había redondeado dándole forma de un pocillo.

Que haces con eso? Preguntó el papá

Hago un POCILLO para tí y para mamá, para cuando seáis viejos.

Mirándose marido y mujer, sorprendidos y avergonzados de lo que habían hecho lloraron, después con gran asombro del niño, que no acertaba lo que pasaba.

De aquel día en adelante volvieron a comer en compañía de aquel anciano con la debida consideración...

 

Gracias por su tiempo e invitó a darle me gusta y compartir sí es de tu agrado...

Bendiciones...

El pocillo del anciano

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: