electricidad

LA POBREZA ENERGÉTICA

¿Qué es la pobreza energética?

En el siglo XXI, LA ENERGÍA se ha convertido en un servicio común y habitual en todos los hogares. Todo depende de la energía y es un hecho que se convirtió en una necesidad básica. LA ENERGÍA mueve millones y millones de euros cada año que se esconden tras el suministro de la electricidad para obtener luz, calor a través de las calefacciones, la oportunidad de cocinar o mantener los alimentos a bajas temperaturas en las neveras o los congeladores para su conservación. La introducción de los productos tecnológicos de los cuales dependen muchas empresas y la generación de hoy en día aumentan el valor de la energía. Y no podemos olvidarnos de los hospitales que dependen de la luz eléctrica, así como las familias que tienen a su cuidad un familiar conectado a máquinas en su propio hogar.

LA ENERGÍA, por tanto, se ha convertido en una necesidad básica, la hemos convertido nosotros en lo que es por la forma de vida en este siglo XXI. Sin embargo, surge la pobreza energética, una problemática más entre tantas pobrezas ya existentes en el día de hoy.

¿QUÉ ES LA POBREZA ENERGÉTICA?

EL SUMINISTRO de la electricidad es un servicio con un coste regular al que todos tenemos acceso. Todos, mientras podemos sufragar sus gastos. Desde la entrada de la crisis económica, familias enteras lo han perdido todo y no pueden hacer frente a las facturas, incluidas las de la luz. Son muchas las personas que se encuentran en la situación precaria del riesgo de la exclusión social, a pesar de estar trabajando. Sin embargo, los trabajos precarios y los sueldos miserables que obtienen algunas familias los pone entre la espada y la pared. ¿Pago los servicios o compro comida? La entrada económica de muchas familias no alcanza para cubrir todos los gastos.

Aquí es donde entra LA POBREZA ENERGÉTICA, la imposibilidad de pagar los gastos.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Familias enteras pasando frío en invierno, porque no pueden acceder a una calefacción ni cocinar un caldo caliente. Enfermos dependientes de maquinarias se quedan sin acceso a su tratamiento por no poder poner en marcha dicha maquinaria.

El caso más reciente que ha levantado la polémica es la señora de ochenta y un años que vivía sola y dependía, desde al año 2013, de los servicios sociales. Obtuvo un bono social para el acceso al agua, entro otros servicios. Estos, no incluían el acceso a la electricidad. Hace dos meses, le cortaron la luz, porque no podía hacer frente a las facturas. Se iluminaba su vivienda gracias a unas velas, hasta que prendieron fuego en su hábitat y quemaron el colchón en el que descansaba.

Nadie quiere asumir la responsabilidad, mientras todos buscan un culpable. Por ahora, solamente podemos afirmar lo siguiente:

Se apagó una luz, se apagó una vida. Pero continúa LA POBREZA ENERGÉTICA.

electricidad

electricidad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: