Platón esgrimía que aquellos que tienen la capacidad de razonar, aquellos que a través del esfuerzo y la formación podían alcanzar el conocimiento en sí, eran los que estaban llamados a gobernar. Los que se dejaban guiar por los sentidos y basaban su existencia en lo tangible de la realidad, quedaban fuera de esta clase selecta que conduciría las riendas del Estado, en busca del bien común. Sólo los privilegiados conocerían la justicia en sí, el bien en sí. Y esos privilegiados controlarían el destino de todos, pues serían los únicos preparados para ello. Esta clase social estaría formada por hombres con capacidades increíbles, a los que habría que respetar y proteger por encima de cualquier circunstancia. Y al frente de estos, debía colocarse siempre un filósofo, un ser superior dotado, desde antes de nacer, del conocimiento de la verdad en sí. Eso decía Platón, y qué razón tenía. Qué razón tiene.

Sin embargo, sus enseñanzas han caído en saco roto. Basta con observar la gama selecta de personajes que ejercen el noble oficio de la política en los distintos gobiernos que jalonan nuestro mundo. Hermanos del maligno que pisotean con sus pezuñas los conceptos de justicia, bien y verdad. Manejan con maldad los destinos de los pueblos que, soberana y libremente, se equivocan al confiar en ellos.

Para colmo, al frente de esta ralea, los filósofos de turno no sólo no conocen la verdad en sí, si no que la envuelven de oscuridad hasta convertirla en un despojo injusto y malvado. Estos seres superiores se posicionan sobre la soberbia, la incapacidad y/o la maldad deliberada. Infunden más temor los que no reconocen sus limitaciones que los que actúan con premeditación. Al malo, se le captura, se le corrige y se le castiga. Al que no sabe más, no se le puede exigir otra cosa que no sea una retirada honrosa, pues la incapacidad manifiesta oficia de enterrador y fosa. Pero el más dañino es el soberbio que ejerce su ineptitud con malicia. De estos hay muchos oficiando su desgobierno con total impunidad. La nómina es muy larga.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: