En lo referente a Plantas medicinales, existen diversos tipo y con variadas formas de actuación.

En éste artículo, nos centraremos en aquellas PLANTAS que son protectoras o actúan en el hígado.

Para tales fines, tenemos, por ejemplo, la acelga. Se encuentra sobre todo en Europa, y tiene propiedades antioxidantes, hepatoprotectoras y antitumorales. Es buena para consumirla principalmente como verdura.

También nos encontramos con el boldo. Esta planta se encuentra en los páramos andinos principalmente. Se trata de una planta medicinal digestiva, hepatoprotectora, antiinflamatoria, antiséptica, diurética, analgésica y anestésica. Sus infusiones se recomiendan para el dolor de hígado o vesícula y para prevenir los cálculos biliares. Favorece la desaparición de la inflamación en las hepatitis y las inflamaciones de vesícula. Hace desaparecer la migraña provocada por estas patologías y ayuda en la cistitis.

El limonero es vitamínico, remineralizante, antibacteriano, antiséptico y antioxidante, además de diurético, antidiarréico, cicatrizante e hidratante. Aumenta las defensas del organismo, y es bueno también para los trastornos hepáticos. Ayuda así mismo al aparato digestivo, alivia la acidez, mejora las gastritis y ayuda a expulsar los parásitos intestinales y ayuda en las infecciones urinarias.

El orégano es una planta de propiedades digestivas, antiespasmódicas, antiinflamatorias, antisépticas, analgésicas, cicactrizantes, diuréticas y expectorantes. Es bueno para despertar el apetito, eliminar el dolor abdominal y los espasmos (así como gases y flatulencias), en las bronquitis y laringitis, depura el hígado y la vesícula, calma el dolor de muelas, oido y articulaciones, y ayuda a cicatrizar las heridas.

El rábano es una planta que por sus propiedades, ayuda a abrir el apetito, trata la hinchazón abdominal por gases y combate el estreñimiento. También  estimula la secreción de bilis y protege el hígado y la vesícula. El rábano negro ayuda a incrementar la cantidad de orina (efecto diurético) y es bueno como laxante natural, si bien es cierto que hay que tener precaución de no tomarlo en caso de gastritis y úlcera gastroduodenal.

El romero es una planta ampliamente conocida. Es un gran estimulante circulatorio para la irrigación sanguínea del cerebro. Ayuda también en el tratamiento de la senilidad y para mejorar la actividad cerebral. Ayuda a aumentar el apetito y restaura el hígado y la besícula. Regula el flujo menstrual y elimina los dolores producidos por ésta. También se utiliza para tratar la alopecia, dermatitis y eccemas (en éste caso con el alcohol de romero).

Hay que recordar siempre que las Plantas medicinales deben utilizarse con precaución y criterio, ya que sus principios activos pueden afectarnos de igual manera que las medicaciones habituales que encontramos en las farmacias.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: