La naturaleza es una gran farmacia de la que podemos obtener  innumerables remedios para los leves accidentes caseros y cura de primeros auxilios. Estos remedios naturales, podemos encontrarlos en las dietéticas y herboristerías, pero también ser recogidos en la huerta o en el campo, aprovechando un día de excursión.

Afecciones de la piel: El gel de Aloe Vera es muy útil para aliviar las dolencias de la piel, para el acné, quemaduras, alergias y picaduras de insectos.

Indigestiones: Una infusión de manzanilla es una excelente solución para las indigestiones leves.

Cefaleas: Masajear suavemente las sienes con una mezcla de 5 a 10 gotitas de aceite esencial de espliego, con una cucharadita de aceite de almendra. Muy bueno para los dolores de cabeza.

Cortes y rasguños: La crema de caléndula, por sus propiedades cicatrizantes, es un buen remedio para las pequeñas heridas, reduciendo la rojez e inflamación.

Afecciones digestivas y respiratorias: Las perlas de ajo, son un remedio excelente, para aumentar la resistencia a las infecciones que afectan el tracto digestivo y respiratorio.

Dolor de oídos: El aceite que contiene las perlas de ajo, pueden aplicarse en los oídos para aliviar el dolor.

Dolores musculares: La crema de árnica, inhibe los dolores musculares, aliviando los de torceduras y reumatismo.

Fiebre:Las flores de saúco estimulan la sudación y reducen el exceso de calor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: