Lo primero que hay que hacer para planchar cualquier prenda es observar en la etiqueta las indicaciones de planchado: si se puede planchar o no, y cual es la temperatura máxima que permite. Normalmente va indicado con el símbolo de la plancha y dentro lleva marcado un punto, dos ó tres, indicando de menos a más temperatura.

Camisas

Una vez comprobado que se puede planchar, la desbrochamos totalmente y empezaremos a planchar.

Primero la parte de delante, insistiendo en la tapa de los ojales y bolsillos, si los hay, y después la espalda. Continuaremos con las mangas: dobladas, primero por un lado y después por el otro, pero vigilando no llegar con la plancha al doblez, ya que se nos quedaría una raya en la manga.

El puño se plancha estirado, para que no quede ninguna raya en él. Seguimos con el cuello, primero extendido y luego doblado a la larga pero sin dejar arrugas. Al planchar el cuello, igual que con los puños, es mejor poner encima de ellos un trapo al pasar la plancha, para que no queden brillos.

Cuando la tengamos totalmente planchada, la colgaremos en una percha abrochando el primer botón para evitar que se caiga o deforme el cuello.

 

Pantalones

Primero se debe planchar la parte de la cinturilla, bragueta y bolsillos, así como la parte de atrás. Es mejor si lo hacemos con los pantalones del revés, y planchándolos muy suavemente, casi solo con vapor para que no queden marcas.

A continuación, con los pantalones ya vueltos, los cogeremos por los bajos poniéndolos boca abajo, de modo que coincidan las rayas y los colocaremos sobre la tabla de planchar. La pernera de arriba la doblamos hacia detrás y planchamos la pernera que queda sobre la tabla. Hay que insistir sobre la raya ya hecha y llevar cuidado de no hacer otra raya. Luego le damos la vuelta al pantalón y hacemos lo mismo con la otra pernera.

Si son pantalones de vestir o delicados, utiliza un trapo entre el pantalón y la plancha, para evitar manchas.

Una vez planchado hay que doblar el pantalón por la cintura haciendo que coincidan las rayas y lo colgamos de una percha de pinzas sujetándolo por la cintura.

Los pantalones vaqueros, de chándal, etc. se planchan de frente y sin raya. Estos los puedes colgar doblándolos por las perneras.

 

Jerséis y otras prendas de punto

En el jersey se plancha primero la parte delantera y después la espalda. Si son de cuello de pico, para evitar marcas en la espalda del escote se mete el jersey en la tabla de planchar, de manera que la parte a planchar quede sobre ella y la contraria por la parte de abajo.

Las prendas de lana, hay que plancharlas con suavidad, casi sin tocarla y con mucho vapor. No hay que deslizar la plancha apretándola ni arrastrándola con fuerza, ya que puede dar de sí.

Para guardar los jerséis una vez planchados, es mejor doblarlos y ponerlos en estanterías. Si los metemos en cajones se pueden aplastar y quedar arrugados.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: