fotografia

El caluroso verano finaliza y se inicia la increíble y maravillosa metamorfosis en los árboles del bosque que poco a poco se van desprendiendo de las hojas que van cayendo en un plácido vuelo para depositarse suavemente en el suelo para servir de alimento al mismo árbol que las hizo brotar. El gran encanto de los bosques en otoño es que se hacen desear, son temporales, no como otros paisajes del planeta donde hay veranos o inviernos eternos. Es una etapa transitoria donde la naturaleza proporciona descanso a los árboles del bosque regalando en este proceso tonalidades y colores sorprendentes.

fotografia

Los bosques mediterráneos que tenemos en nuestro país ejercen una atracción que es como un imán que nos hace visitarlos cuando se desprenden de las hojas y cambian de color las hayas, robles, castaños, fresnos, olmos, alcornoques, etc. En otoño, los bosques caducifolios se desprenden del traje verde que han lucido todo el año y adquieren tonos rojos, ocres, amarillos y marrones para anunciarnos que se encuentran en reposo.

fotografia

Son muchos los bosques que podemos visitar para reencontrarnos nuevamente con la paciente naturaleza que se renueva cada año para recordarnos que todo en el planeta tierra es temporal y pasajero. El otoño es tiempo para el recuerdo, recuperar vivencias e impregnarnos de los aromas del bosque que nos regala en esta estación del año colores increíbles y paisajes sorprendentes.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: