fotografia

Los expertos creen que los pirómanos requieren tratamiento psicológico y psiquiátrico ya que estos individuos sufren un trastorno del control de los impulsos que les llevan a provocar incendios por una atracción incontenible por el fuego. Se trata de un trastorno que antes era poco frecuente pero que últimamente crece de forma alarmante ante varias acciones que se han producido den diferentes puntos del país. La debastación ha sido enorme con pérdidas de grandes extensiones de bosque difícilmente recuperables, animales muertos y casas afectadas con grandes pérdidas personales.

fotografia

Según propias declaraciones de las personas que sufren este trastorno , se sienten como en trance y que después de ver arder el fuego se sienten aliviados. Sobre estas manifestaciones, el psiquiatra puntualiza que son conscientes de lo que hacen y que no les importa el daño personal ni material que puedan causar. Muchos permanecen cerca del fuego e incluso hay casos que participan en trabajos de extinción.

fotografia

El perfil del pirómano es un hombre joven, con ciertos traumas emocionales, con mal rendimiento en los estudios y en lo profesional. Su conducta pirómana le sirve de alivio a su vacío y a su aburrimiento y se siente protagonista del momento en que ve el fuego. También se observa el uso del alcohol en algunos casos que actúa como ayuda al comportamiento alterado. En cada caso hay que establecer un tratamiento individual y hacer un estudio psicológico del individuo para determinar el tratamiento que incluye ciertos medicamentos para el control de los impulsos. Los tratamientos son a largo plazo, con terapias de grupo y según los expertos se produce una mejoría significativa.

fotografia

También hay que distinguir entre incendiarios y pirómanos. El incendiario no actúa por enfermedad mental sino por otras razones  que pueden ser diversas ya que puede cometer este acto una sola vez en su vida, por venganza, por afán de destruir la propiedad privada, etc. El pirómano actúa reduciendo la ansiedad que está viviendo. Se suele quedar cerca del fuego pues las llamas le producen gran fascinación y si es detenido no ofrece resistencia y no niega su participación en los hechos en la mayoría de los casos.

fotografia

Dependiendo de cada caso, el individuo que provoca un incendio devastador, sea del perfil que sea, debe tener pena de cárcel y multa por los daños causados para que sea castigado de forma ejemplar y se puedan evitar las devastaciones tan grandes que está sufriendo el país, donde además de las perdidas materiales y de bosque difícilmente recuperables hay que añadirle la desgracia de varias perdidas humanas.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: