Como muchos de nosotros sabemos porque lo sufrimos, existe una gran plaga de piojos que acecha a nuestros cueros cabelludos, especialmente a los de nuestros niños.

Para combatirlos, existen infinidad de productos en el mercado, en forma de champús, lociones, cremas y peines que, en teoría, acaban con la plaga. Sin embargo, esto no sólo es falso, sino que además estamos exponiendo a nuestros hijos a sustancias pesticidas que podrían ser muy graves para su salud.

Algunos de estos productos contienen sustancias, como el malatión y el lindano, a cuya exposición, incluso, se ha relacionado con la leucemia infantil. Otros productos usan la permetrina que parece no ser tan perjudicial pero que resulta completamente ineficaz para matar piojos.

Por supuesto, en los últimos años han surgido productos más naturales, basados en el árbol de té y otras sustancias que parecen combatir a los piojos de una manera más no menos eficaz. Pero lo que está claro, es que la plaga persiste, y que los piojos se han hecho resistentes a todos los productos que hasta el momento se comercializan.

Es verdad que tener piojos no es una enfermedad, pero es algo sumamente molesto que puede resultar irritante a niños y padres, influyendo en su día a día. Entonces, me pregunto, ¿por qué los laboratorios farmacéuticos y las empresas de higiene personal no investigan sobre el tema? Existe un medicamento potentísimo para acabar con las lombrices que, con una sola dosis, consigue acabar con ellas.

¿Por qué no investigar y sacar algo realmente eficaz contra los piojos? Espero que la respuesta a mi pregunta no sea que interesa que existan los piojos ya que es una buenísima fuente de ingresos para el canal farmacéutico.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: