fotografia

 De temática complicada, Tetsuya Ishida, nació en 1973 en Yaizu, Shizuoka, (Japón) y murió en 2005 con solo 32 años atropellado por un tren en un extraño accidente que pudo ser un posible suicidio. Ishida estudió en la Universidad de Arte Musashino donde se especializó en Diseño de Comunicación Visual en contra de la voluntad de sus padres que se negaron a prestarle ayuda ya que deseaban que eligiera otra profesión.

fotografia

Aunque formó una compañía de diseño gráfico con un amigo, poco después inició su carrera en solitario y hasta 2005 que falleció recibió muchos premios presentando sus obras en diversas exposiciones que le permitieron poder pintar a tiempo completo y dejó muchas obras interesantes que se encontraron en su apartamento y que actualmente se encuentran en un museo de Japón, alcanzando muchas de ellas precios verdaderamente altos.

fotografia

Las obras de este artista transmiten ansiedad, desconcierto, crisis de identidad. Reflejan la lucha de los japoneses para aceptar los grandes cambios sociales de este tiempo y las tecnologías que avanzan rápido cambiando la vida del pueblo japonés. Sus padres en un principio no entendían su arte y se mostraron descontentos pero cuando este ya empezó a recibir elogios y buenas críticas ya fueron cambiando de opinión y tras su muerte hicieron donación de varias obras al Museo de la Prefectura de Shizuoka de Arte, la ciudad natal del artista donde se exhiben en una exposición permanente de este autor que murió muy joven en un accidente que no ha quedado nada claro.

fotografia

Algunas de sus obras han alcanzado precios muy altos en las subastas de Christie Hong Kong y a su familia se le adjudicó la Medalla púrpura Japonés de Honor una condecoración que se otorga a los que contribuyen a la evolución artística del Japón. Hoy sus cuadros se pueden contemplar en la ciudad donde nació el artista y es admirado por sus compatriotas y por los visitantes amantes del arte que pasan por Japón, un país que valora el arte en todas sus facetas, lo fomenta y apoyan, pese a que las nuevas tecnologías tienden a robotizar la vida de los japoneses.

Fuente:

Tetsuya Ishida, pinturas.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: