1. Artigoo.com
  2. »
  3. Aficiones y Hobbies
  4. »
  5. Bricolaje
  6. »
  7. Cómo pintar puertas metálicas

Cómo pintar puertas metálicas

Pintar puertas de metales deteriorados no consiste en esconder la suciedad bajo una capa de pintura. Superponer capas y capas cada vez mas espesas sólo servirá para robarle espacio al metal, creando una costra más típica de un viejo barco pesquero que en una bonita verja.

Por lo tanto, antes de aplicar la pintura, es necesario sanear con cuidado el soporte; si no, todos nuestros esfuerzos resultarán vanos.

Usar el decapante antes de pintar

Hay que decapar las antiguas capas de pintura. Parcialmente ablandadas por el diluyente de la última mano de pintura, las capas inferiores forman una especie de colchón demasiado ligero para impedir que la fina capa superior de pintura se agriete al mínimo golpe.

La superficie decapada puede presentar zonas rugosas que se retiran lijando la superficie a fondo. Si el metal queda al descubierto, es probable que la pintura no agarre y habrá que aplicar una imprimación específica para metales terrosos.

Pinturas directo al metal

Los transformadores de óxido son muy eficaces a la hora de convertir el óxido rebelde en capa protectora. Aplica estos productos solamente en aquellas partes que estén oxidadas y no hayas conseguido limpiar del todo.

Existen pinturas del tipo "directo al metal" que no precisan de preparación previa; algunas incluso se pueden dar sobre metal oxidado sin riesgo de que se desprendan en el futuro. Lógicamente son más caras, pero te ahorrarán tiempo y trabajo y no tendrás que adquirir varios productos.

Cómo preparar la superficie a pintar

  1. Un cepillado enérgico (de púas) permite desprender las capas de pintura externas más frágiles. Alterna la orientación de las pasadas para poder desprender con más facilidad los desconchones.
  2. El decapante químico debe aplicarse abundantemente para que sea eficaz al disolver la pintura. No olvides que su uso implica ciertas precauciones, como proteger siempre las manos y los ojos.
  3. Una vez que el decapante ha ablandado la pintura, ésta se levanta con una espátula. Utiliza el cepillo de púas metálicas para llegar a los rincones menos accesibles (es obligatorio el uso de gafas).
  4. Lava con agua abundante las zonas decapadas para frenar la acción química y limpiar la superficie de restos de decapante (ya que puede llegar a deteriorar la nueva pintura desde el interior).

Cómo pintar la puerta metálica

La preparación de la superficie a pintar se ha basado sobre el tratamiento químico que hay que efectuar, pero no sobre el acabado, hay que lijar la superficie para igualarla y conseguir que la pintura que se va a aplicar quede bien lisa.

Una vez preparada, desoxidada y seca la superficie de la puerta, lo mejor es aplicar la pintura definitiva con un rodillo de esmaltar, cruzando constantemente la dirección de las pasadas.

  • Aplicar con brocha la imprimación, ésta será eficaz como antioxidante y permitirá un agarre perfecto, incluso en las partes donde el metal ha quedado al descubierto (por ejemplo, si hay nuevas soldaduras)
  • Se necesita un poco de imaginación para pensar en el acabado final a partir de la gama de colores. Los patrones facilitados por las tiendas de pintura te ayudarán a obtener el color exacto. Para escoger el color, quizás tengas que ponerte de acuerdo con el resto de los vecinos.
  • Aplica una pintura para metal empleando un rodillo de esmaltar. Comienza por las esquinas y termina con las superficies más grandes. Los recovecos y las esquinas se pintan con una brocha.
  • Procura evitar en lo posible la presencia de polvo, ya que éste espera la mínima ocasión para incrustarse; lo mejor es desmontar la puerta para pintarla a resguardo de la suciedad

Consejos de seguridad al usar decapantes

  • Si has desmontado la puerta y la vas a decapar en un lugar cerrado, abre las ventanas para ventilar y colócate una mascarilla; el decaparte puede resultar muy tóxico.
  • Limpia inmediatamente con agua los utensilios que toquen el decapante y con los disolventes adecuados los que emplees para aplicar el desoxidante y la pintura. Las pinturas en aerosol son caras, pero ofrecen buenos resultados.

La puerta de entrada es lo primero que vemos al acceder a una finca. Por eso debe ofrecer un aspecto impecable.

En cualquier trabajo donde se emplee productos decapantes hay que extrema las precauciones, es aconsejable consultar un buen manual de bricolaje en lo que a seguridad se refiere.

 

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Aún no hay ningún comentario. Se el primero en comentar este goo

Deja tu comentario:

Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.