Las pilas acu­mu­lan y ge­ne­ran ener­gía eléc­tri­ca por un pro­ce­so quí­mi­co. Se dis­tin­gue entre pilas pri­ma­rias y se­cun­da­rias, tam­bién lla­ma­da ba­te­rías o acu­mu­la­do­res, cuya vida puede tener va­rios ci­clos de carga y des­car­ga.

La pila es un ele­men­to que con­tie­ne di­fe­ren­tes me­ta­les en su com­po­si­ción, como mer­cu­rio en las pilas de botón, las al­ca­li­nas… o cad­mio en las pilas re­car­ga­bles, tam­bién son preo­cu­pan­tes otros me­ta­les como el man­ga­ne­so, ní­quel y zinc. Por lo tanto, aun­que no todas las pilas son igua­les ni tie­nen la misma pe­li­gro­si­dad, toda pila que tiene alta con­cen­tra­ción de me­ta­les tiene que ser con­si­de­ra­da como re­si­duo pe­li­gro­so.

Las pilas nos fa­ci­li­tan el uso de mu­chos de los apa­ra­tos que ne­ce­si­ta­mos en nues­tra vida dia­ria, pero una vez ago­ta­das, si las desecha­mos con el resto de los re­si­duos, ter­mi­na­rán en ver­te­de­ros o en plan­tas de in­ci­ne­ra­ción. En los ver­te­de­ros, con el paso del tiem­po, las pilas pier­den la car­ca­sa y se vier­te su con­te­ni­do, que acaba con­ta­mi­nan­do las aguas sub­te­rrá­neas y el suelo y con ello se in­tro­du­ce en las ca­de­nas ali­men­ti­cias na­tu­ra­les, de las que se nutre el ser hu­mano. En las plan­tas de in­ci­ne­ra­ción, las ema­na­cio­nes re­sul­tan­tes darán lugar a ele­men­tos tó­xi­cos vo­lá­ti­les, con­ta­mi­nan­do el aire.

La re­co­gi­da se­lec­ti­va de las pilas usa­das, en con­te­ne­do­res es­pe­cí­fi­cos y su tra­ta­mien­to ade­cua­do cons­ti­tu­yen la so­lu­ción más ló­gi­ca y más res­pe­tuo­sa con el medio am­bien­te. Una vez re­co­gi­das, las pilas se lle­van a una plan­ta de re­ci­cla­je donde se se­gre­gan y se se­pa­ra los me­ta­les pe­li­gro­sos del resto de ma­te­ria­les que cons­ti­tu­yen la pila. Pero, la­men­ta­ble­men­te, exis­ten pocas plan­tas de re­ci­cla­do de pilas ya que el pro­ce­so uti­li­za­do re­quie­re una ele­va­da in­ver­sión eco­nó­mi­ca.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: