Pilar Prades, la envenenadora de Valencia

Pilar Prades fue una de tantas mujeres (medio millón) que en los años cuarenta del siglo XX, fueron enviadas a la ciudad por sus familias. Estas chicas tenían entre 15 y 30 años y ningún tipo de estudios. Había acabado la guerra y en la España desnutrida de la postguerra, sobraban mujeres y en sus casas solo eran una boca más a la que alimentar. De esta forma, servían en la capital, se mantenían solas, mandaban dinero a casa, ahorraban para hacerse el ajuar y buscaban algún chico con el que casarse. Fin de la historia.

Una joven Pilar Prades de 12 años que abandonó su pueblo, Bejis, en Castellón y se trasladó a Valencia con más miedo que hambre, ni se podía imaginar que sería la última mujer ejecutada en el garrote vil. ¿Cómo se convirtió esa niña en una asesina?

 Pilar Prades, la envenenadora de Valencia

Pilar Prades, la envenenadora de Valencia, duraba poco en las casas en las que entraba a servir

Pilar Prades era servicial y trabajadora y aun así, siempre la despedían. No había causa aparente, era por algo intangible, PILAR PRADES tenía un halo de negativismo que se acentuaba con los años y que la gente de su alrededor notaba. La joven veía los años pasar en balde. Soñaba con tener un marido y una familia, sin embargo, nadie parecía estar interesado en ella. Ese rencor se convirtió en algo más oscuro que le cambiaría la vida.

Su primer asesinato

En 1954, Pilar Prades tenía 26 años, y entró a servir en la casa de un matrimonio que tenía una carnicería en la calle de Sagunto. Enrique y Adela eran personas agradables y trabajadoras. Se pasaban la vida despachando y Pilar Prades pronto se encargó de toda la casa. Allí se sentía dueña y señora y empezó a fantasear como si fuese la dueña de verdad. A Pilar Prades también le gustaba la actividad y el movimiento de la carnicería. Admiraba el porte de su señora que, con aquellos delantales almidonados con encajes, tenía subyugada a la criada. Pilar Prades adoraba los momentos en los cuales le pedían que ayudara a despachar porque la tienda, que estaba situada en el bajo de la vivienda familiar, estaba llena de clientes.

Aunque Pilar soñara En que era la dueña del hogar, en realidad no era sino una simple sirvienta

Un día los señores estaban trabajando y encontró la solución a sus males. Se llamaba DILUVIÓN, y era un veneno para las hormigas. El Diluvión lleva arsénico y el arsénico es dulce, así que empezó a suministrárselo en pequeñas cantidades a la pobre Adela: en el café, en las bebidas, en la sopas, en las infusiones… y poco a poco el veneno comenzó a hacer efecto. Cuando Enrique la ingresó ya era tarde. Al poco tiempo falleció, según los médicos de una pancreatitis. Pero lo que no sospechaba Pilar Prades es que el señor, deprimido por tal pérdida cerró el negocio y abandonó la casa.

Pilar Prades volvía a estar sin trabajo y más rencorosa que nunca. Fue una amiga quien le sacó de su situación. Aurelia Sanz era cocinera en un domicilio y la enchufó. Pero un día, dando un paseo se encontraron con dos jóvenes en la playa de la Malvarrosa. Ambas se enamoraron del mismo chico pero él se fijó en Aurelia. Había sido la gota que colmó su vaso y tal como hizo con Adela, esta asesina comenzó, a darle Diluvión. Aurelia fue llevada al hospital. En tanto en cuanto, también comenzó a dar Diluvión a la nueva señora, convencida de que con el chico no había nada que hacer, puso de nuevo los ojos en el señor.

El médico estaba desconcertado, dos casos en la misma casa le parecía muy extraño. Se puso a investigar y halló un nombre sospechoso: Pilar Prades. El médico buscó al carnicero y lo convenció de la necesidad de una exhumación. En el cadáver hallaron restos de arsénico. Pilar Prades fue denunciada y detenida en el acto.  Pilar prades

Juan Antonio Cebrían, en sus famosos “Pasajes de terror” del programa radiofónico “La Rosa de los Vientos" la retrató así:

También TVE le dedicó a Pilar Prades, la envenenadora de Valencia, un capítulo en la serie: “La huella del crimen”. La gran Terele Pávez fue la encargada de dar vida a Pilar Prades. A continuación la película completa de TVE. Pilar Prades. Pilar Prades. Pilar Prades. ASESINA. ASESINA. A, B, S, D, E, F, G, H, I, J, K.

Fotografías: Hemeroteca ABC.

Quizá pueda interesarle:

1. España criminal, el asesinato de Fuencarral.

2. Me llamo Dagmar Overbye y asesino bebés.

3. La Dalia Negra, jaque mate a la criminología.

4. Psicópatas y asesinos en serie. Pilar Prades. Pilar Prades. ASESINA. ASESINA. A, B, S, D, E, F, G, H, I, J, K.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: