Más que un perro, es y será para toda tu vida una parte de ti y que cuando muere físicamente sigue estando vivo en ti. Darles lo que ellos no pueden conseguir o pensar por ellos mismos y darle más de lo que se merecen sin arrebatarles sus instintos y naturaleza.

Tal vez muchos piensen que comprándolos hace que los valoren y los cuiden mas, porque están cuidando ese dinero que "invirtieron" o gastaron en ellos, pero porque comprar a un ser que mas que gastos les devuelve cariño y amor incondicional que nunca te reprochará, ni te dirá que mal te ves, que te quiere tal y como eres, que su momento mas feliz en el día es cuando llegas a casa.

Phyona habla con los ojos y lo que dice muchas veces me saca alguna sonrisa y otras algunas lagrimas, phyona parece no entender lo que pasa, pero cuando estoy triste y lloro, ella, dentro de una casa llena la mayor parte del día y una vida llena de amigos y amor, es la única que me descubre y se sienta conmigo, ahí solo viéndome, jalándome con su pata mi mano para que la acaricie, trayendo a su pepe, su juguete favorito, para que lo aviente y me distraiga y si todo su esfuerzo no funciona, simplemente se hecha ante mi con un suspiro que trato de descifrar, la única que se da cuenta de cuando las cosas van mal es ella, si saber que hacer se queda ahí el tiempo necesario para que después se olvide de ello. Phyona cuando hablo y hablo sin parar con alguien mas, se queda quieta observándome y moviendo la cabeza, tal vez por los sonidos extraños que salen de mi boca, luego jadea un poco y corre por pepe, yo creo que trata de decirme que no hay algo mas importante que no olvidarte de lo que te hace más feliz, que por general son las cosas mas sencillas y lo que menos cuesta. Una vez me fui casi por un mes al extranjero y la mirada de Phyona cuando llegue no era lo mas parecido a la de un angelito en espera de mi llegada, prácticamente me omitió por una semana, destruyendo su cama, su pepe que tuve que coser mas de dos veces, y dejándome sin pantuflas, trataba de hablar con ella pero ni me volteaba a ver, solo se quedaba ahí con su hocico chato y negro con blanco, ignorándome, y llegamos a un acuerdo.. cada vez que saliera a cualquier cosa a la calle la llevaría conmigo y no he coche como acostumbramos, y así fue como Phyona me acepto de nuevo en su manada. Las mascotas no son juguetes ni cosas, pero mi Phyona se ve divina con moños, y cada que suena el flash de la cámara voltea inmediatamente para posar, y cada que pasa por el cristal del refrigerador se queda contemplándose cerca de dos minutos, no se que verá, no lo puedo si quiera pensar que es lo que hace que se vea ahí y aparte nos voltee a ver a través del espejo. Ladra... y ladra mucho cuando no tienen lo que quiere hace pausas como si le pusieras stop y vuelve a ladrar, no me deja ver la tele tranquila porque me ladra y me jala la mano para que juegue. Yo creo que Phyona sabe a vino a este mundo, ya se es irreal, pero lo veo, ella sabe para que esta aquí y conmigo, me hace la vida mas divertida y llena de mucho amor, le platico cosas y se que no las va a decir, hemos hecho travesuras y se que no me delatara, sabe de mis mas oscuros secretos y se que por ella no queda, somos cómplices y comadres de cama. La mirada de Phyona dice cosas que no puedo ni escribir porque dice tanto que es imposible, la conozco muy bien y se lo que quiere, lo que siente, lo que trata de decirme, y cuando se siente sola, la mirada de Phyona la entiendo, pero lo mas importante es que ella entiende la mía, y nos hacemos cómplices de un mundo que no entiende nadie mas, porque es solo nuestro. Los ojos de Phyona son café fuerte y grandes, tan grandes como la huella que ha dejado en mi y que jamás se borrará, Phyona es afortunada sus ojos me lo han confirmado.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: