Además de proteger a nuestros ojos de pequeñas agresiones externas, las pestañas dan expresividad y personalidad a nuestra mirada, lo que hace interesante conocer las mejores formas que podemos usar para cuidarlas en nuestra vida diaria.

Aunque la cantidad de pestañas varía según cada persona, de forma general podemos decir que en el párpado superior la mayoría de los seres humanos tienen de 100 a 150 y en el inferior entorno a las 80 pestañas. Además cada una de ellas tiene la suficiente largura para poder doblarse de forma cóncava, es decir proyectar sus pintas hacia la zona más alejada del párpado.

Existen diferentes enfermedades, tanto del propio sistema ocular como generales, junto con algunos medicamentos, que pueden causar daños en el folículo piloso desde donde nacen las pestañas; afectando a su cantidad y calidad. Además, debido a la sensibilidad del ojo, no existe un tratamiento farmacológico específico para aplicar en la zona, que puede fomentar de forma eficaz su tratamiento.

Todo esto hace que la introducción de algunas rutinas en nuestros hábitos de cuidado personal, sea la mejor forma de tener unas pestañas lo más perfectas posibles. Entre estos cuidados, los más importantes son:

1.- Desmaquillarse: cuando deseamos retirar el rímel u otro producto de maquillaje que nos hayamos aplicado en la zona próxima a las pestañas, debemos servirnos de un algodón impregnado con un desmaquillante hipoalergénico. Para ello colocamos durante unos segundos el algodón sobre el ojo cerrado, y tras esto empezamos a mover el algodón siempre en la misma dirección, evitando de esta forma extender el maquillaje por la zona. Para realizar esta maniobra de forma perfecta, debemos usar un algodón diferente para cada ojo.

2.- Lavado: colocando una pequeña cantidad de champú para bebés en la palma de las manos y añadiendo un poco de agua, conseguiremos una solución con la que podemos lavarnos las pestañas frotando delicadamente con los dedos índice y pulgar de la mano, haciendo especial énfasis en la base de estas.

3.- Nutrición: los productos que podemos aplicar a nuestras pestañas con el fin de aportarles nutrientes específicos para ellas, deben contener vitamina C, biotina, zinc y magnesio. Existen también remedios más caseros que se pueden aplicar con la ayuda de un bastoncillo para los oídos, como los aceites de oliva, el de jojoba y el de trébol rojo.

4.- Maquillaje: los productos de maquillaje que contienen queratina y colágeno son los más aconsejables para cuidar nuestras pestañas. Debemos tener especial cuidado con los rizadores de pestañas, pues si estas no están lo suficientemente nutridas, corremos el riesgo de quebrarlas.

Cuidado y belleza de las pestañas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: