Personalidad perversa

Lo que se conoce por mente perversa, es un trastorno de la personalidad, se caracteriza porque contínuamente se muestra una actitud agresiva hacia el resto de personas. El modo en el que lo manifiestan es teniendo siempre pensamientos y actos malignos hacia las otras personas. 

La personalidad perversa es hereditaria y uno de los factores que se tenga este tipo de comportamientos es una falta total de afectividad durante la infancia. 

La persona con personalidad perversa tiene tendencia a sentirse herida sin saber muy bien la razón, y tampoco tiene demasiado interés por conocerla, lo que si consigue es que  se cree a su alrededor un entorno de desconfianza y que piense que ningún acto humano es sincero. 

Las personas con personalidad perversa son obsesivos

Las personas con personalidad perversa, suelen disfrutar del dolor ajeno y si lo ocasionan ellas lo hacen aún más. Suelen ser bastante manipuladoras y siempre están dominadas por pensamientos insanos. 

Estas personas pasan por tener un carácter bondadoso y por ser excesivamente amables por aquellos que son extraños para ellas. 

No son capaces de tener pensamientos positivos y,  si alguna vez llegan a sentirlos rápidamente tratan de reprimirlos, porque les producen malestar. No les suele gustar tener sensaciones placenteras, ni que alguien les haga un regalo, sienten auténtico pánico cuando se enfrentan a un situación que puede llevarlos a tener pensamientos positivos, como puede ser el tener que agradecer algo a alguien o felicitar a alguien. 

La teoría de la conspiracion

Dos características que siempre están  presentes  en la mente de la persona perversa es la mentira y la conspiración, pasan a formar parte de su vida diaria, son incapaces de reconocer que viven en un mundo totalmente deformado y ajeno a la realidad. 

El recurso que más utilizan es el de echar la culpa a los demás. Y normalmente los que más sufren sus consecuencias son sus amigos o familiares. 

Rasgos más comunes de la mente perversa

Sus rasgos más comunes son: su forma de comportarse es totalmente inmoral, son muy agresivos, son demasiado egoístas y solo buscan la perfección. Son intolerantes, irrespetuosos y tienen dificultades para comunicarse con los demás. 

Pueden llegar a tener cura si realmente tienen la voluntad de reconocer sus defectos, lo malo es que normalmeente no están dispuestos a hacerlo. También pueden recurrir a tratamientos médicos que les ayudarán a suavizar sus impulsos. Los medicamentos que más se han propuesto para tratar la personalidad perversa son los antidepresivos y los antisicóticos. 

 

 

 

 

 

Personalidad perversa

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: