Yo me considero una persona muy miedosa ya que desde pequeño le he temido a incontables cosas, el primero y más común de todos era el miedo a la oscuridad. Recuerdo esos días en los que tenía que bajar a la cocina por un vaso con agua a las horas de la noche y todo se encontraba apagado y prendía todas las luces porque no me sentía a salvo hasta que toda la planta baja estuviera iluminada.

Al crecer mi miedo a la oscuridad se desvaneció pero tomo su lugar otro diferente. El miedo a la soledad y lo irónico de esta situación es que tanto temía a estar solo que termine tomándole el gusto y ahora la prefiero a tener compañía.

Continúe creciendo y mis miedos cambiaron, miedo a hablar frente al público, miedo a sacar una mala nota, miedo a decepcionar a mis padres, miedo a fracasar, miedo a morir.

Actualmente continúo teniendo varios miedos pero me di cuenta que temer es natural, todos le tememos a algo pero el problema viene cuando dejamos que el miedo se apodere de nosotros, tanto que no nos permite si quiera movernos ya que, tememos al que dirán, tememos al futuro, a la incertidumbre al dolor y así sucesivamente hasta que llega un momento en el que prácticamente tememos vivir.

Miedoso

Mis miedos me han controlado muchas veces y yo ni siquiera lo sabía, tal vez por todo el daño que alguna vez me causaron. Talvez tener miedo no sea del todo malo, tal vez solo nos protege para no volver a lastimarnos pero quien nos ha dicho que lastimarse es malo.

No somos masoquistas como para preferir el dolor pero como pretendemos vivir sin recibir unos cuantos golpes, no se supone que de esa manera maduramos, no aprendemos más del dolor del fracaso que del gozo de la victoria.

La vida es muy compleja y no tengo miedo a admitir que soy un miedoso pero más miedo tengo a no ser valiente por culpa de mi miedo porque lo peor que puedes hace en esta vida es jugar a lo seguro.

valiente

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: