El hecho de tener una mascota siempre va en función de los gustos de cada persona. Normalmente las familias nos debatimos entre tener un gato o un perro. Aunque existen otra variedad de mascotas como conejos, hámster, tortugas e incluso más exóticas como iguanas o serpientes.

Para los que no somos tan arriesgados intentamos decidir entre los canidos y felinos. Incluso hay quien no tiene preferencias y decide tener gatos y perros conviviendo juntos.

Los perros siempre han sido animales muy fieles y obedientes. Lo mejor para un perro es vivir en un lugar espacioso, si es una casa con un jardín grande para que pueda corretear mucho mejor.

La vida en las grandes ciudades ha hecho que se tengan perros dentro de pisos. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero es evidente que un perro no tiene todo el espacio que necesita viviendo en un apartamento de 70 m². Además es habitual que debido a la vida que llevamos pasen periodos de tiempo solos, esto hace que algunos estén tristes y no paren de ladrar hasta que su dueño aparezca por la puerta. Es un sufrimiento que le podríamos ahorrar si vivimos en un lugar muy pequeño es mejor no tener este tipo de mascota. Y si aun así necesitamos la compañía de un perrito podríamos optar por uno que tuviera un tamaño más pequeño y que fuera una raza más casera como un Caniche o un Yorkshire. Sea como sea es recomendable sacar a tu perro a la calle más de una vez al día para que reduzca su estrés, utilice su olfato y haga sus necesidades.

Los gatos son totalmente diferentes a los perros, ellos son más independientes. Los gatos caseros no necesitan un lugar tan grande para estar, puesto que son más dados a la tranquilidad y el sosiego. Aunque es recomendable tenerle unos cuantos juguetes para que liberen en estrés de todo el día. El que decida tener un gato ha de entender que no suelen ser tan amables como un perro, son cariñosos pero ellos deciden cuando, no necesitan que estés todo el rato encima de ellos. Son muy limpios, les encanta lavarse muchas veces al día (lo que implica que no es necesario que tú los laves) y les gusta tener un lugar para hacer sus necesidades, tu solo has de encargarte de limpiarle la tierra.

Gato o perro da igual lo que elijas siempre ten en cuenta que tener una mascota es una gran responsabilidad y no vale regalársela a tu hijo de pequeño porque son muy bonitos y después desentenderse de él. Tratemos a los animales con el respeto que se merecen.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: