Esa pregunta que titula el Goo me la hice hace unas semanas, cuando mi mamá terminó el último de un juego de tapetes para colocar en los muebles de la sala de mi casa. Y les muestro.

Los muebles de la sala

 

Toda su vida ha cosido, bordado y tejido maravillosamente y, ¿ahora es que me percato? Lo hacía, pero inconscientemente, pienso.

Entonces le hice varias preguntas que quiero compartir con ustedes.

 

Antes me gustaría comentar sobre la historia del tejido. ¿Por qué surge?

El hombre necesita protegerse del frío, del agua, del viento. Y desde el período neolítico comenzó a hilar. En Egipto, en China y en otros lugares se lograron telas de lino y de algodón.

Después, el desarrollo lógico, aparejado con el desarrollo humano; hasta llegar a las grandes fábricas textiles de hoy.

 

Ahora compartiré con ustedes algunas respuestas de mi mamá

 

Comenzó las artes manuales con alrededor de cinco o seis años, orientada por su madrina, bordando a mano pequeñas figuritas (hojitas, florcitas, pollitos), figuritas que poco a poco fueron creciendo y complicándose. Esto entre los cinco y los seis años.

Ya a los diez aprendió el bordado a máquina, con una SINGER ¡que todavía existe! Y a la que siempre reparó y engrasó como la mejor especialista, nunca la ha llevado a un taller.

A los  doce años aparecieron los primeros puntos de tejido: CROCHÉ y DOS AGUJAS. Después, las clases de corte y costura.

Y con más o menos dieciséis años recibió el título de profesora de Artes Manuales.

Al inicio de la séptima década del siglo pasado comenzó a enseñar. Fue profesora por más de veinte años (recuerdo cuánto correteaba yo entre las máquinas ubicadas en el salón de clases). Ella adiestraba unas quince o veinte alumnas por hora.

También había otras profesoras, con diferentes horarios, que lograron organizar un ciclo de clases que abarcaba desde las ocho de la mañana hasta las once de la noche.

Se jubiló hace varios años ya y ¡cuántas todavía le dicen al verla: «buenos días profe»!    

¡Qué orgullo siento yo de la hermosa labor de mi mamá!

Me despido con una foto de sus manos, ya viejas por supuesto, pero con la misma maestría.

Artes Manuales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: