fotografia

La comarca gerundense del Bajo Ampurdán alberga uno de los pueblos medievales que permite al visitante transportarse a la Edad Media al recorrer sus calles empedradas de adoquines centenarios, casas de piedra y un castillo que parece sacado de los libros de caballería. Pisar los mismos lugares donde caballeros ataviados con los ropajes de la época regresaron de las muchas batallas que se libraron en la Edad Media, hace retroceder en el tiempo y revivir escenas novelescas.

fotografia

Para entrar a la localidad hay que pasar por un arco estrecho que tenía la finalidad de que no entraran carruajes grandes al pueblo que pudieran esconder ladrones o enemigos. El Castillo Palacio de Peratallada data del año 1065 y fue la residencia de los barones de Crüilles de Peratallada que era la familia más poderosa de la localidad. La Torre de L´homenatge fue construída entre los siglos XI y XII, se situó directamente sobre la roca y con un foso que la rodeaba.

fotografia

La antigua plaza de los arcos o de Las Voltes se encuentra en el mismo centro de la localidad y los arcos servían para protegerse del mal tiempo y la lluvia los días que celebraban mercado. Los comercios que hoy día existen están dedicados al turismo donde se pueden adquirir bonitas artesanías del lugar así como productos alimentarios hechos artesanalmente en la localidad. Los restaurantes permiten disfrutar de la rica gastronomía catalana de esta zona, unos platos que ningún visitante se niega a saborear.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: