fotografia

De la familia Felidae, es un mamífero carnívoro y es uno de los gatos más pequeños que existen pues los más grandes no pasan de 50 centímetros de longitud con una cola de 30 y no pesan más de 3, 5 kilos los adultos. Muy bien adaptados al desierto, se pueden encontrar en Irán, Arabia, Israel, Paquistán, Sahara, Afganistán, etc, De grandes orejas que les diferencia de las demás razas de gatos, las tienen repletas de un denso pelo que evita que la arena del desierto penetre cuando hace viento, así mismo, estas orejas tan grandes les permite escuchar sonidos que se producen a largas distancias.

fotografia

 Sus patas están recubiertas de un tupido pelo que evita que se hundan en la arena y los protege cuando esta está muy caliente, además esto hace que en sus recorridos no dejen huellas. Durante todo el día permanecen escondidos en sus madrigueras y al caer la noche salen a cazar, una actividad que realizan hasta que se hace de día. Disponen de un agudo sentido del oído lo que les permite detectar presas que se encuentren bajo la arena. Se suelen alimentar de ratones, pájaros, lagartijas y otros pequeños habitantes del desierto.

Los gatos de las arenas aunque sean adultos conservan el aspecto frágil  lo que llama la atención de mucha gente que se interesan en tenerlos de mascotas pese a que no son animales domésticos y les cuesta adaptarse. Además hay que darles de comer ratones vivos o carne cruda que es con lo que ellos se alimentan.

fotografia

A diferencia de las demás razas de gatos, emiten una especie de ladrido cuando quieren atraer a la hembras que lo pueden escuchar desde muy largas distancias debido a su fino oído y suenen tener crías de 3 a 8 gatitos que nacen ciegos pero se desarrollan muy rápido y a los tres meses ya salen a cazar por su cuenta. Estos gatos aunque sean adultos conservan el aspecto de gatitos pequeños.No obstante, son muy resistentes pues soportan temperaturas extremas que van desde 52 grados las máximas a 5 grados las mínimas. 

Viviendo en el corazón de los desierto, el gato de las arenas espera la oscuridad de la noche para salir de su escondite, mira a todas partes y con la panza pegada a la arena emprende una carrerilla hasta donde algo se mueve para cazarlo, un gesto que se repite durante horas y que le permite alimentarse.

fotografia

No se considera aún una especie en peligro de extinción, no obstante, el hombre causa grandes bajas en la población de estos sorprendentes gatos ya que pese a ser salvajes y muy escurridizos son bastante mansos y los atrapan con facilidad para venderlos como mascotas. Aunque algunos si son muy pequeños se adaptan, muchos de ellos más grande suelen morirse ya que les cuesta vivir en cautividad acostumbrados a vivir cazando en el desierto para lo que están programados.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: