amores

Hoy me he levantado pensando que valoro muy poco las pequeñas cosas del día a día. Desgraciadamente no estoy disfrutando actualmente de una buena situación financiera en casa, como la gran mayoría de gente de este país, y la verdad es que no ando muy bien de ánimos últimamente. Es cierto que no puedo tirar de grandes lujos, y que si bien nunca he tenido un estatus social demasiado alto, si he podido permitirme unos caprichos, o bien comprando algo de ropita, saliendo a cenar una vez o dos a la semana, tomando algo con los amigos los sábados por la noche o en el cine de tanto en tanto, entre otras cosas. Actualmente no puedo permitirme nada de eso, paso con lo justo, que no es poco, y por suerte no paso ni hambre ni penurias, tengo un techo donde vivir y incluso puedo permitirme cosas como internet o un móvil. Lo cierto es que ese pensamiento es el que me ha llevado a escribir esto hoy. Quizás esta situación por la que ahora atravieso, me ha hecho disfrutar de cosas mas pequeñitas, pero que me hacen muy feliz y me alegran cada día. Levantarme de la cama con la persona que mas quiero a mi lado, oliendo su piel, acariciando su pelo, siendo lo primero que veo al abrir los ojos, disfrutando del calor que emanan nuestros cuerpos bajo la manta en estas noches de invierno y me despierta con un beso. Disfrutar nada mas atravesar la puerta de la habitación, de la presencia de mi perrita, y mis dos gatos, mirándome atentamente y moviendo su cola o ronroneando, felices con mi presencia. El olor al café recién hecho, su sabor intenso, que anuncia un nuevo día. El sol entrando por la ventana. Una canción en la radio que parece elegida por ti, para darte ese empujón. El sabor a pasta de dientes. Salir a la calle y disfrutar de unos efímeros pero agradables rayos de sol que iluminan el cielo y te quitan el frío. Fundirte en un abrazo con tu pareja y mirar al horizonte sin decir nada, robándole unos segundos mas al minutero antes de fichar en las rutinas diarias. En fin ... Disfrutar de cada instante, de cada pequeña cosa que hacemos, y que al menos yo había dejado de valorar. Mi perro, mis gatos, un beso, el amor, el amanecer, un buen café ... Que nada ni nadie te quite esas pequeñas cosas.

Rayos de sol

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: