Este clásico español realmente me ha sorprendido. Dudaba si me iba a gustar pero ¡vaya si lo ha hecho! Qué clase tiene Juan Valera escribiendo. Desde el principio del libro escribe por decirlo de alguna manera: elegante.
     A parte de eso, el Pepita Jiménez pone de relieve, a mi parecer, una cuestión que más de cien años después de ser expuesta en esta obra aun sigue existiendo en el ámbito de la RELIGIÓN: ¿por qué han de elegir entre el amor divino y el terrenal? ¿Acaso no se puede predicar la palabra del Señor estando casado y con hijos? En este tema yo añadiría muchas más preguntas que no vienen al caso, pero respecto a estas dos quisiera yo dar mi opinión.
     Primero reflexionar sobre el hecho de que si todos fuéramos curas la humanidad desaparecería. ¿Ida de olla? No lo sé. Ahí lo dejo. Pero el ser humano es el ser humano con todas sus necesidades naturales, naturaleza que ningún ser vivo trata de reprimir, en eso nos ganan. De acuerdo que los escándalos son minoritarios pero... ¿y las cosas que no salen a la luz? En el caso de qué existiera un Dios ¿realmente no entendería que un hombre, por muy fuerte que sea su fé, amase a una mujer? ¿Tan grave es? Yo creo que muy en el fondo, o quizás no tanto, muchos de los católicos de los de entonces y de los de ahora les gustaría llevar una vida más parecida a la de los protestantes, que predican la palabra igual que ellos pero pueden además llenar su vida con la experiencia del amor de una mujer, de tener hijos y por supuesto del placer del sexo.
     ¿De verdad Dios que es todo bondad obliga a dedicarle tu vida a alabarle? Si realmente hay alguien ahí arriba me niego a creer que quiera que para predicar su palabra tengan que sacrificar todo amor terrenal y todo el placer sexual que el mismo nos ha proporcionado. Me parecería la mayor muestra de egoísmo jamás contada. Si un médico salva la vida a un paciente no lo hace para que vaya todos los días a darle las gracias. Y por último: si la homosexualidad está tan extendida en el reino animal ¿por qué ha de ser malo en los humanos? Hay tantas cosas que una mente racional, precisamente por ser racional puede derrumbar...

Obra de Juan Valera

Obra Pepita Jiménez

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: