Empezaba mi viaje, 29 y 30 de diciembre iban a ser los dos primeros días de entrenamiento serio que iba a tener después de varios años. El día de antes estaba un poco nervioso, ante el cúmulo de diversión y técnica que me esperaba. También me preguntaba como me respondería el cuerpo, ya que hacia mucho tiempo que no entrenaba tan duramente. Para mi sorpresa, el día después no estuve tan dolorido como me temía.

Siempre he procurado permanecer en buena forma, pero es muy fácil dejar pasar un día sin entrenar seriamente, luego una semana, luego un mes, etc. Ese es uno de los desafíos de un profesor profesional de artes marciales: mantenerse en condiciones óptimas sin descuidar la instrucción de sus alumnos. Eso implica tener que entrenar en horario distinto a las clases regulares, lo cual no es siempre fácil cuando se permanece en el Do-Jang todos los días una media entre cuatro y siete horas, enseñando o supervisando a los alumnos.

Es el síndrome del "Burnout" (quemado), el enemigo mortal de cualquier profesional.

El "Burnout" es el que hace que no nos quedemos un poco más al final del día, o que no vayamos un poco antes por la mañana, a entrenar, para ejercitarnos y mantener nuestra técnica en el nivel adecuado. Como practicantes de Kuk Sool y profesores, debemos esforzarnos no sólo por mantener nuestro nivel, sino por superarnos a nosotros mismos. Muchos artistas marciales ya no se esfuerzan tras llegar a primer o a segundo dan. Saben que es cuestión de tiempo que suban de cinturón. Esa es la razón por la que hay artes marciales que tienen maestros con los conocimientos de primeros danes. No queremos que esto le pase al Kuk Sool.

Nuestra disciplina tiene lecciones específicas para cada cinturón. No basta con memorizar unas lecciones y repasarlas cada pocos meses para mantenerlas frescas en la memoria. Y mucho menos contemplarlas en vídeo, con lo que ya ni siquiera se practica. Mi consejo es que no uséis para nada la cámara de vídeo y practiquéis. Es sorprendente lo que la simple práctica mejorará vuestra técnica. El Kuk Sool es uno de los últimos artes marciales que quedan, y es responsabilidad nuestra que siga siendo así.

¿Entrenamiento secreto? ¿Entrenamiento duro? ¿Entrenamiento especial? ¿Son esos los tipos de entrenamientos que estás esperando?. Pues esos tres adjetivos son los menos apropiados y confusos que se pueden asociar a la palabra entrenamiento, ya que cada persona puede tener su propia definición de esos conceptos. Puede ser confuso, e incluso decepcionante, mantener tales expectativas ante tu profesor o ante el entrenamiento. La dureza es relativa, secreto cualquier cosa que sepas y los demás no, y especial es que te permitan entrenar delante de uno de los mejores profesores de todo el mundo. Así que olvídate del secreto, de la dureza y de lo especial. Simplemente entrena. Ejercítate, repasa tus conocimientos, y mejora tu técnica en todos los campos que puedas. Haz tu hyung y tu técnica al menos una vez al mes. Recuerda siempre: somos artistas marciales, no deportistas marciales.

El entrenamiento de dos días me revigorizó. Fue genial ver y ser parte de tal actividad. Fui afortunado. No me costó un billete de avión o permanecer días fuera de casa. Quiero que todo el mundo sepa que aquellos que vinieron han probado su dedicación y entusiasmo y merecen que se les reconozca. Aquel que espera que el conocimiento vaya a su puerta, se decepcionará, desilusionará, desalentará y al final caerá por el descorazonamiento y la dificultad.

Y como último pensamiento:


ESTOY ANSIOSO POR REPETIR

www.kswmadrid.es

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: