una pareja

Mis Pensamientos

Si tengo pensamientos felices, soy feliz, si tengo pensamientos miserables seré miserable. Por eso he aprendido a manejar mis pensamientos, porque ni mis peores enemigos podrán hacerme tanto daño como el que podría generar mis malos pensamientos porque el pensamiento es la fuerza creadora más grande de la tierra: “lo que pienso y creo ser, eso seré”.

Nunca le he dado la bienvenida a un pensamiento envidioso porque soy consciente que los malos pensamientos conducen a la envidia y al resentimiento, lo cual solo me haría más desdichada. Los pensamientos correctos me han llevado a vivir correctamente. Desde que cambie mi modo de pensar he tenido mejor salud y por supuesto mejor estabilidad. Siempre pienso positivamente y así puedo conseguir lo que quiero, pensar cosas positivas sobre misma porque solo así me convertiré en aquello que pienso constantemente.

 

Mantengo mi mente limpia de pensamientos pocos dignos en cuanto a lo que se refiere a mi persona. El pensamiento y la palabra tienen el poder de curar al apartar mi mente de la visión negativa de mi vida, entonces el pensamiento positivo y optimista construye mi vida placentera porque al unir el pensamiento universal del “BIEN Y DEL AMOR” he vencido todos los obstáculos que hasta el momento se me han presentado. Lo esencial esta en lo que pienso y como pienso porque el pensamiento es la más importante virtud.

 

Cuando me atrevo a pensar, empiezo a luchar porque lo que pienso y siento, sucede. Una de las maneras de reducir los problemas que se me presentan en la vida es pensar bien antes de tomar una decisión, porque tal como sean mis pensamientos y actuaciones, así será mi vida. Nunca me he sentido tan segura de mi misma como para pensar que mi destino ya está decidido. Solo una persona normal, plenamente consciente de sus actos es dueña de su propio destino, de acuerdo a su modo de pensar, sentir y actuar, en otras palabras cada quien escoge las condiciones de su vida.

 

Tengo el derecho de construir una vida feliz y no fracasada, en caso contrario de decir simplemente: “me equivoque” pienso que nadie fracasa mientras pueda empezar de nuevo. En mi vida mi pensamiento es la verdadera fuerza y no hay otra, porque esta es la verdadera llave de la vida. Si cambiara mi mente, mis condiciones tendrían que cambiar, al igual que mi cuerpo, mi trabajo, es decir toda mi vida. Tengo bien claro que no puedo ser feliz, ni sana, ni prospera, si estoy mal dispuesta par a hacerlo.

Si yo tengo mis pensamientos positivos, optimistas y amables, a pesar de lo que estoy viviendo en estos momentos, una gloriosa victoria será segura, por eso robustezco mi cerebro con pensamientos de salud para que mi cuerpo refleje salud. Respeto el poder creador del pensamiento porque cada pensamiento es una orden que lograre con voluntad y fe. Si alejo los pensamientos de mi misma y centro mi atención en Dios, entro en una ´´PAZ “absoluta y duradera, porque la oración es el pensamiento más alto y puro.

Soy consciente que mi destino depende del manejo que le dé a mi mente, es decir, a mis pensamientos y sentimientos, porque lo que pienso y siento son cosas reales, armas muy poderosas para el bien o para el mal. Por eso medito positivamente, trato de pensar con calma y quietud, sabiendo que en mi mora el “amor, la paz, la bondad, el poder del que todo lo puede. Es así como he conseguido que el mal, la pobreza, la enfermedad y muerte de mi hijo y demás problemas no tengan ningún poder, ninguna influencia en mi vida.

 

Puedo decir que mi vida es una proyección o creación mental en la que he tratado de restarle importancia a la crisis que vivo con mi amado hijo, una serie de problemas y preocupaciones, cambiando mis hábitos nocivos, todas aquellas costumbres y vicios que pudieron causarme mal. Evito los pensamientos pesimistas mediante una práctica de auto disciplina y esto hace que mantenga una actitud positiva no un día ni dos, sino todos los días. Por eso soy consciente que todo lo que soy es el resultado de lo que pienso aprovechando todas las cosas buenas que me brinda el presente y dejando de preocuparme por el ayer o el mañana.

 

Solo así se puede llegar al auto conocimiento que me permite la felicidad y la prosperidad, dos metas por las que vivo día a día. Por eso mantengo un espacio que es solo mío y de mis pensamientos, en donde incluso no dejo que entren ni mis hijos. Esto me ha enseñado a ser franca, por eso digo que pienso sin adornos, por eso en mi espíritu no habrá un momento para pensar en lo que no tengo, en lo que no pudo ser, sino en lo que puedo hacer con lo que tengo. Me gusta repetir constantemente esta oración de Ganhi:

“SEÑOR AYUDAME A DECIR SIEMPRE LA VERDAD DELANTE DE LOS FUERTES Y A NO DECIR MENTIRAS PARA GANARME EL APLAUSO DE LOS DÉBILES”

AUTORA: JUDITH ROSARIO

corazones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: