paz interior

La frase tenemos que ser positivos, tiene muchos adeptos. Sí se sabe como aplicar su significado, lograremos el objetivo de vivir en positivo.

Pensar en positivo y vivir en positivo, es posible. Uno de los mecanismos a los que  hay que recurrir para lograrlo es evitando los momentos de pesimismo y centrarse en llenar la vida de pensamientos optimistas. Debe convertirse en una costumbre mental. Se puede conseguir aprendiendo a identificar cuando nos sentimos invadidos por los momentos pesimistas hay que hacer el ejercicio de tratar de detenerlo, es el momento de cambiar el chip para combatirlo y cambiarlo por un pensamiento optimista.

Pautas del pensamiento positivo

Se parte de la base de que para conseguirlo lo mejor es aceptarse a uno mismo, sin sentimiento de culpabilidad, pero admitiendo que todo se puede mejorar, sí somos capaces de aplicar a nuestra vida diaria, una especie de descontento que sirva de inspiración, para tener un mayor grado de comprensión hacia los que nos rodean. Esto, unido a la atención y sutileza que tengamos con los demás, conseguirá que se genere un gran nivel de confianza en el entorno.

Es recomendable comenzar por saber afrontar las situaciones sin miedo. En este punto se hace imprescindible abandonar las preocupaciones, las preocupaciones no existen de modo objetivo, ninguna persona puede estar centrada en ocuparse de algo que todavía no ha llegado, es algo que se produce solo en nuestra mente y que conlleva un gran desgaste de  energía. Es aquí donde conviene incidir en el aspecto de tener comprensión con los demás, si nosotros no somos comprensivos los demás tampoco lo serán con nosotros.

No es conveniente ni aconsejable el sentir apego hacia lo material, todo cambia, lo que de verdad debe importar en la vida son las cualidades y virtudes que cada persona tenga y son las que se encuentran en  el interior de cada uno  y las que hacen de cada ser humano alguien único. Sí decidimos hacer con fuerza este cambio interior, nuestras ansias de mejora saldrán fortalecidas.

Lo mejor es tratar de olvidar el pasado, es eso pasado. Tampoco tiene demasiado sentido el preocuparse por el futuro, todavía no ha llegado, lo importante es el ahora. Y hay que hacerlo disfrutando del camino que queda por recorrer.

Estar contentos si, ser conformistas no

Desde siempre se ha creído que ambas cuestiones son lo mismo, cuando es un error, son términos diferentes. El estar contento es una actitud que nos hace valorar las pruebas que hemos ido superando. El conformismo por su parte es ir a la deriva, es despreciar aquello que necesita ser cambiado. Las dos actitudes son compatible, pero no ofrecen los mismos resultados.

 Alcanzar la paz, deber ser primordial

Cualquier intento que hagamos por desarrollar nuestras cualidades puede fracasar sí antes no nos hemos detenido a trabajar para conseguir la paz en nuestro interior, y después centrar nuestro esfuerzo en mejorar las relaciones  con los que nos rodean. Cualidades como el amor, en todo su significado, la esperanza, la tolerancia, el respeto, no se pueden alcanzar sin la paz. Es comparable a cuando queremos sintonizar una cadena en la televisión, todos nuestros valores están en la misma onda, sí una se pierde o no somos capaces de encontrarla las demás tampoco las encontraremos.

Todo lo relacionado con el pensamiento positivo tiene un marcado carácter universal. 

La mayoría de las personas dicen sentirse muy bien siendo tal y como son, y no se plantean cambiar, se conforman con lo que han conseguido ser. Por supuesto están en todo su derecho y su idea es respetable, a lo mejor la comodidad que han adquirido es lo que les impide cambiar. Sin darse cuenta de que pierden una oportunidad de oro de crecer como personas y ser felices que al fin y al cabo eso es lo que cuenta en el apasionante recorrido que realizamos por la vida.

 

 

poder mental

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: