Las personas positivas se centran en las cosas sobre las cuales pueden hacer algo. Si es necesario cambian su actitud. Son conscientes de que quizás no pueden cambiar las circunstancias pero sí pueden mejorar su actitud interna.

En esto consiste el enfoque positivo: ser creativo, pensar de forma distinta, estar abierto a escuchar, ser más comprensivo, más comunicativo, más solidario.

 

Las personas reactivas se centran en los problemas del medio y en las circunstancias sobre las que no tienen control. Al fijarse en los defectos de otras personas reaccionan. Así sus esfuerzos están centrados en el área de preocupación. De ello resultan sentimientos de culpa, acusaciones, crítica destructiva, un lenguaje reactivo y sentiemientos de impotencia y frustación. Quieren que primero cambien los demás o las circunstacncias y, cuando así suceda, ya cambiarán ellos.

Siempre que piensan que el problema está en el exterior, este pensamiento es el problema. La energía negativa que se genera como consecuencia de este enfoque, combinado con la falta de atención sobre las áreas en las que se podría hacer algo para mejorar la situación, determina que el área de influencia disminuya. Otorgan a lo que está ahí fuera para que les domine. Es decir, piensan que el cambio debe de ser de "afuera hacia dentro", que lo que está afuera tiene que cambiar antes que cambien ellos.

La meditación ayuda a trabajar sobre uno mismo en lugar de preocuparse por las condiciones externas. Así se puede influir sobre las condiciones. Ser parte de la solución, no parte del problema.

Lo positivo atrae lo positivo, mientras que lo negativo atrae lo negativo. Si en tus pensamientos y/o sentimientos hay odio, resentimiento, celos o venganza, atraerás a personas y situaciones similares.

Así como piensas, así es tu vida.

Siembra un pensamiento, cosecha una acción,

Siembra una acción, cosecha un hábito,

Siembra un hábito, cosecha un carácter,

Siembra un carácter, cosecha un destino.

Si quieres tener éxito cuando empiezas/creas algo nuevo, siembra pensamientos llenos de determinación, confianza, perseverancia, entusiasmo, positividad y estabilidad. Ya sea cuando empiezas el día, un nuevo trabajo, actividad o proyecto, o una nueva etapa en tu carrera o en tu vida. Crear ese tipo de pensamientos al empezar cualquier actividad facilitará que el éxito llegue facilmente a tu vida en todo lo que lleves a cabo.

Si quieres cambiar tu conducta, concéntrate en el pensamiento que la provoca. Los pensamientos son como semillas: de ellos brotan nuestras actitudes y nuestras acciones.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: