PENSAMIENTOS DE AUCTO AYUDA

 

Fui sorprendido por la tormenta

que en  mi pleno crecimiento

destruía las frágiles columnas

sobre las cuales se sostenía mi adolescente vida.

Como corriente impetuosa, como mar embravecido,

Así se precipitaron las elevadas olas sobre mí,

a me arrastraron al  abismo de la desesperación.

Nunca imaginé que las enfurecidas olas

llegaran hasta mí con violencia destructora,

destruyeran mis sueños con  furia devastadora,

dejando solo escombros a su paso.

Se llevaron consigo mis preciadas ilusiones.

Mis sueños se desvanecieron como la niebla,

se evaporaron como la lluvia en el desierto

y desaparecieron de repente, como el sol tras la montaña.

Así  todo se oscureció en mi vida.

Todos guardaron silencio, nadie me decía nada,

La luz ya no brillaba en el horizonte,

Solo había ruinas a mí alrededor,

vestigios de lo que mi vida fue.

Sentí que todo había terminado

y que se nublaba mi entendimiento

 llevándome a considerar

la más cobarde de las soluciones.

Si Dios no se hubiera interpuesto en mi camino,

si la luz de la misericordia no hubiera brillado

en el oscuro mundo de mi desesperación,

Si las tinieblas se hubieran perpetuado en mi vida

opacando con su negro  manto  la escasa luz

de mi  vivir,

 Hoy no contaría lo que me sucedió,

Pues otro hubiera sido mi destino.

No supe valorar la vida

cuando de ella podía disponer a gusto.

Pero la luz que se apagó repentinamente

ha vuelto a resplandecer,

como los fulgurantes rayos del sol

que traspasan las tenebrosas tinieblas

anunciando el alegre y cálido verano.

Como la planta marchita

que al percibir la refrescante lluvia

 vuelve a cobrar vida en el caluroso desierto,

así he vuelto a valorar mi vida

al percibir la luz divina a mi alrededor.

Sentí que unas suaves manos me sostenían

y pude ver que mi vida aun no había terminado.

Fue entonces cuando comprendí,

que no debía dejarme vencer,

aunque se levanten tormentas a mi paso.

Entendì que debìa seguir,

sin importar los  fracasos.

Fue como despertar de un sueño profundo

a tener sueños de esperanza,

a vivir una vida nueva

a vivir en mi nuevo mundo.

Nuevas ilusiones echaron  raíces

en el campo que fue abandonado.

Creo en una misión por cumplir.

Porque fui resucitado y vuelto a la vida

por la misericordia de Dios.

No me detendré a pensar en el pasado,

Ni quiero volver a navegar en el mar tomentoso

en busca de mis sueños que un día naufragaron,

quiero remontarme, como las aves, hacia las alturas.

No quiero renunciar a la conquista de mis sueños.

Y esto  depende solo de mí.

Gracias  doy a las personas

que me brindaron su ayuda desinteresada.

Era la ayuda que tanto había esperado,

las palabras de aliento que había necesitado

para seguir adelante con mis jornadas,

evitando el mundo de apreciaciones equivocadas,

que hubieran destruido la semilla recién plantada.

Algunos me criticaron con desalentadoras palabras,

Juzgaron mis escritos con tan solo una mirada,

no tuvieron en cuenta que sólo aprendí

porque a mi, nadie me enseño nada. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: