Ya estamos en el mes de Febrero, y como todos sabemos el día 14 es el día de los enamorados, así que me gustaría contaros una historia que siempre me gustó, aunque con final triste, pero muy romántica, la ocasión lo merece.

Siempre que paso por la autovía de Sevilla-Málaga, a la altura del bello pueblo de  Antequera, me llama poderosamente la atención una enorme roca caliza que domina la vega y recorta el cielo, da la sensación de que se trata del rostro de un indio, o al menos, así me lo parece.  Aunque la he visto cientos de veces, no puedo evitar mirarla, y quedarme extasiada de tan enorme belleza. Se trata de La Peña de los Enamorados de la cual existe una leyenda muy bonita, cómo ya he dicho antes.

La leyenda cuenta que en las faldas de la peña reposan los cuerpos de dos infortunados amantes.

Nos situamos en el siglo XV, cuando Antequera era frontera entre la España cristiana y musulmana.  Un joven cristiano, Tello, se enamora de la bella musulmana, Tagzona, hija del alcaide de Archidona. Desde un principio, supieron que tenian que mantener su amor en secreto, pues estaban destinado al fracaso por la diferencia de raza y religión.

Como era de esperar, fueron descubiertos por el padre de ella. El alcaide enfurecido por lo que estaba acontenciendo, mandó apresar y ejecutar a Tello por haber amancillado la piel de su hija Tagzona con sus caricias de cristiano.

Tagzona consiguió liberar a su amado de las rejas antes de ser ejecutado, y ambos escaparon para esconderse de las injustas garras del alcaide. Se ocultaron en una cueva de la montaña, y allí habitaron durante dos días.

Cuando los enamorados divisaron  a los guardias, sabian que los apresarían y los separarían para siempre, así que decidieron sellar su amor eternamente lanzándose los dos desde los más alto de la peña, perdurando su historia para la eternidad, pues cada vez que miramos a la Peña de los Enamorados, sabemos que recibe su nombre de esos desafortunados que decidieron morir juntos antes de vivir separados.

Peña de los Enamorados

Tagzona y Tello

Espero que le haya gustado la historia, y si alguna vez pasan por Antequera o Archidona, estoy segura de que quedarán prendados por la belleza de tan inigualable peña.

"Voy a contarte un cuento, de amor y de desventura, que es como un lamento, un sueño de locura.

Según cuenta la leyenda, dos amantes perseguidos no quisieron ser cautivos, y al subir a la montaña al fin quedaron rendidos.

En lo alto de la peña, a punto de ser prendidos, sin tener otro camino, se lanzaron al vacío, huyendo de su destino.

A la sombra de la peña, como dos enamorados, la morilla y el cristiano, duermen juntos en el río bajo el cielo antequerano."





 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: