¿En pelotas o en pelota?

¿En pelotas o en pelota? He ahí el dilema.

La expresión EN PELOTAS ha salido del ámbito del lenguaje vulgar para instalarse en el idioma corriente, mientras que la expresión en pelota ha llegado casi a desaparecer. El diccionario de la RAE no nos aclara el dilema, ya que admite las dos alocuciones.

“Si no te haces un selfie en pelotas a la semana no eres nadie.” Es una cita elegida al azar del diario El País. En ella se da un equívoco que ha calado muy hondo en los hispanohablantes. Desde el siglo XVII existe en castellano la expresión en pelota. Acerquémonos al Quijote. Cuando los galeotes a los que Don Quijote ha liberado le corresponden de manera harto ingrata, dice Cervantes que “a Sancho le quitaron el gabán y dejáronle en pelota.” Evidentemente, no lo dejaron desnudo, en cueros, sino “a cuerpo”, “en pellote”. El pellote era el vestido casero de la época.

Con el tiempo, la voz en pelota fue perdiendo su significado original. La etimología popular la fue asociando con los atributos viriles. En medios populares se impuso el plural y desde el siglo XIX comenzó a registrarse en pelotas, tanto en España como en Hispanoamérica. Sin embargo, los escritores que dominan el idioma seguirán utilizando la expresión en singular como sinónimo de “en cueros”. Por ejemplo, el escritor español Miguel Delibes distingue claramente el uso propio y el vulgar. Así, cuando en el Diario de un emigrante se expresa por su cuenta, utiliza la expresión en pelota; en cambio, cuando es el protagonista quien habla, dice siempre en pelotas.

¿Con cuál de las dos nos quedamos? En pelotas está extendido por todo el ámbito del idioma y constituye una expresión de gran rotundidad. Pero, ¿puede decirse de las mujeres? En sentido estricto, no. Hacerlo iría contra natura. Pidamos, pues, consejo a los expertos. Fernando Lázaro Carreter, maestro de varias generaciones de estudiosos de la lengua y la literatura españolas, afirma lo siguiente: “me permito recomendar la locución en pelota, y el olvido completo del plural. O si ello resulta ya imposible, que los hablantes distingan con claridad en pelotas y en pelota…”. (1)

(1) Fernando Lázaro Carreter. El dardo en la palabra.Galaxia Gutemberg. 1997.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: