En España ya se han dado varios casos de serpientes de gran tamaño que han dado un susto al aparecer en alguna casa o jardín. En ocasiones por haberse escapado, y en otras ocasiones, por ser abandonadas por sus dueños cansados de alimentarlas. El problema de adquirir como mascota una serpiente, caimán, etc, que no son animales domésticos, es que al querer desprenderse de ellos cuando son  grandes, no todo el mundo la lleva a un zoológico o a un centro de recogida de animales, sino que los abandonan en cualquier sitio con el consiguiente trastorno que ocasionan a las personas que las encuentran. Un caso reciente es una serpiente de 2,5 metros que anidó en un tejado y se tuvo que acudir a los bomberos para cazarla.

 

fotografia

Las serpientes que son compradas recién nacidas pueden resultar graciosas en principio, pero cuando son adultas requieren gran cantidad de comida y ahora con la crisis que no acaba, optan algunos por abandonarlas, una forma poco recomendable por los trastornos que ocasionan. Se ha conocido últimamente como las pitones birmanas están invadiendo el sur de Florida y acaban con los mamíferos habitantes de la zona, como zorros, mapaches, linces, etc.

 

 

fotografia

Según un estudio que se está realizando sobre la amenaza que supone estas especies invasoras para la biodiversidad mundial, ya se ha podido constatar que en los Everglares, una superficie pantanosa del sur de Florida, es difícil ver mamíferos o pájaros, donde antes existía gran cantidad diversa de fauna. "Cuando uno las compra recién nacidas son una preciosidad, pero a las dos semanas ya se da cuenta que la cantidad de comida que demanda es enorme. A los dos meses ven que la serpiente cada vez come más, y hasta empieza a mirar con ojos golosos al niño de la casa", comenta un voluntario del parque de los Everglares.

 

fotografia

Próximamente entrará en vigor en Estados Unidos una prohibición de importar a este país pitones birmanas de tamaños grandes, una ley que ya hace mucho tiempo que se está demandando. recientemente, se encontró una pitón que se acababa de comer un ciervo de más de 30 kilos, así como otra que había devorado un caimán. El caso más terrible fue en Orlando (Florida) en 2009, cuando una niña de dos años murió estrangulada mientras dormía, por una pitón que se escapó de su jaula en la misma casa donde ambas vivían.

 

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: