PELÍCULAS PARA EDUCAR

 

Ética. Esa asignatura en la que nunca se sabe muy bien qué temario se va a dar, cómo se va a evaluar ni qué se puede decir en clase sin que haya quejas de padres. Bueno, sí que se sabe una cosa: que uno de los recursos para que los treinta alumnos por aulaestén tranquilos es poner películas en clase. Es barato, sencillo y puede ayudar a plantear los temas impartidos en la lección de una forma amena y comprensible para cualquier estudiante, independientemente de sus dificultades. El cine siempre ha hecho una gran tarea de divulgación en todos los aspectos, y muy útil para la educación.

Pero surge un nuevo problema: ¿qué película pongo? ¿Cómo puedo complementar la didáctica con el entretenimiento y hacerlo sin que ningún padre se ofenda?

En primer lugar, un consejo: no pongas películas en blanco y negro. No tienen nada que envidiar al cine en color y gran parte de las obras maestras del séptimo arte se han rodado en este formato, sí, pero a los alumnos hay que mantenerlos entretenidos. Debe ser un entretenimiento con cierta profundidad pero entretenimiento al fin y al cabo, y evitando poner películas demasiado duras hasta que los alumnos alcancen cierta edad.

Tampoco lo hagas demasiado entretenido: procura encontrar una película en la que no haya un exceso de escenas adultas que provoquen risas. Además de evitar la ira divina de los padres, lograrás que los adolescentes presten atención a la cinta y que entiendan mejor su mensaje. Por supuesto, si debes cubrir la cuota de la educación sexual, esto cambia.

Por último, personaliza los filmes teniendo en cuenta a los alumnos de tu clase. Si hay alguno en silla de ruedas o con obesidad mórbida, por ejemplo, yo no pondría películas que trataran estos temas. La intención puede ser buena, y en gran parte de los casos no pasará nada, pero es mejor curarse en salud. Los compañeros de clase podrían utilizar la película para burlarse de él, y eso podría tener consecuencias desagradables para ti, por no hablar del daño que supone en sí mismo.

A continuación, te recomendaré algunas películas que pueden ser útiles para esta asignatura.

Películas para educar

LA OLA 

Con La Ola no te vas a equivocar: nadie se va a ofender porque emitas esta película en tu clase. Además, es una buena forma de transmitir a los jóvenes lo peligroso que puede llegar a ser el autoritarismo, no solo aplicado a la política sino también en los grupos que ellos forman. Muestra a la perfección, aunque quizás de una forma poco realista debido al corto lapso de tiempo en el que toma lugar, cómo un individuo puede ver su identidad anulada por el efecto que tiene sobre él un grupo. Además, suele ser un filme que gusta a los estudiantes de instituto porque se sienten identificados con los problemas de los que se habla.

Es disfrutable para cualquier persona, tenga la edad que tenga, y cuenta con unas interpretaciones más que correctas que harán más fácil empatizar con los personajes. Además, trata el problema de la alienación en la juventud, que podría ser útil a los alumnos.

Películas para educar

TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE 

A pesar de que el doblaje es horrible y la trama es algo monótona, esta película que consolidó la carrera de Robert Redford y que contó con la aparición de Dustin Hoffman puede resultar muy útil para explicar los problemas referentes a la corrupción política y a la integridad laboral, representada por los dos periodistas que destaparon el escándalo del Watergate. Aunque se encontraban en una situación peligrosa, lograron sobreponerse y actuar como es debido. Todos los hombres del presidente lo narra a la perfección.

También muestra cómo la corrupción política y el ansia de poder pueden llevar a una persona a perjudicar a sus enemigos políticos a toda costa. Ya hemos visto en épocas recientes cómo un ministro se dedicaba a buscar pruebas expresamente para desacreditar a sus rivales políticos y cómo quien grabó sus conversaciones esperó a un momento muy concreto para publicarlas. Al igual que el famoso “Garganta Profunda”, tenían razones políticas para revelar ese bombazo informativo. Con esto no solo se le puede dar una valiosa lección de ética profesional a los jóvenes, enseñándoles qué pasará si se descubre esta clase de corrupción, sino que también se les abrirá los ojos a una realidad que muchas veces se obvia al hablar de escándalos políticos: muy pocas veces se revelan por integridad, sino porque benefician a una persona igual o peor que la afectada. Una lección dura pero necesaria.

Billy Elliot

Billy Elliot

 

Otro clásico en este mundillo de las películas para estudiantes. Esta película no solo trata el tema de la consecución de las metas a pesar de las circunstancias adversas, sino que también nos habla de un período muy concreto de la historia inglesa: la época de Margaret Thatcher, la Dama de Hierro. La historia nos muestra a este niño que quiere aprender a bailar en un entorno que no es para nada propicio para ello, pero que a pesar de ello no se rendirá. Asimismo, comprobaremos a partir de su padre y su hermano que no siempre es posible alcanzar los objetivos y que en ocasiones aquello a lo que hemos dedicado tanto tiempo acaba dándonos la espalda.

¿Cómo podría haber una lección mejor para los chavales? Sigue tus sueños, les dices. Pero ten en cuenta que todo tu esfuerzo puede acabar en saco roto. Con una buena explicación y una discusión en clase, la proyección de esta cinta podría ser muy productiva para ellos.

En definitiva, la proyección de películas hace la docencia mucho más fácil. Sin embargo, uno debe elegir con prudencia e inteligencia cuál ver para que la experiencia sea cómoda para el profesor y didáctica para los alumnos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: