La película Ágora (2009) de Alejandro Amenábar, a pesar de las inconsistencias que muchos han marcado sobre el contexto real de Hipatia de Alejandría, es un film que hace repensar algunas cuestiones importantes en la actualidad: el poder de la religión cristiana, los pros y los contras del monoteísmo y la dignidad de la mujer.

Sobre las incosistencias en Ágora hay muchas que ya se han señalado, como la muerte de Hipatia, que según la historia no fue como se plasma en la película; o, el contexto social que reinaba en Alejandría.

Sin embargo, si se deja a un lado el contexto de la época de Alejandría en tiempos de su gran Biblioteca, podemos observar que muchos aspectos que se plasman en la película siguen vigentes, hayan sido reales o no.

Ágora: Monoteísmo contra politeismo

Es evidente la lucha que se da entre estas dos posturas en la película Ágora, dejando a un lado si en esa cultura había monoteísmo o politeísmo, podemos ver que la visión que se transmite es el monoteísmo como pérdida de la libertad.

Es sabido, por ejemplo, que en culturas antiguas politeístas se gozaba de una cierta mayor libertad. Con el politeísmo los creyentes son libres de elegir a su dios, pero no así con el monoteísmo, que casi siempre trae como consecuencia la imposición de ideología y por ende la coptación de una creencia.

Ágora: reflejo del machismo

Otro aspecto en la película Ágora es el machismo, si se traslada a la actualidad esto pervive. Podemos ver que Hipatia deba clases en la Biblioteca de Alejandría y vemos cómo con la llegada de una ideología monoteísta los papeles cambian y a la mujer no se le da cabida en el mundo de los hombres. Todo se convierte en patriarcado, sistema en el que estamos inmersos.

El patriarcado, como una construcción social, es legitimar el poder para los hombres, o lo masculino. En el patriarcado no entran las diversidades y podemos constatarlo hoy en día con los caso de mujeres violentadas y abusos de poder.

Película Ágora: para repensar nuestra posición actual

Un aporte de esta película es que transmite el rechazo hacia el mundo moderno occidentalizado, cristiano. Permite repensar el curso de la historia y ver cómo en nombre de dios se comenten atrocidades.

El espectador tiene la última palabra. Si tomamos la película como un instrumento histórico sólo nos dará para criticarla por las inconsistencias con la historia original, o documentada. Pero, si tomamos el mensaje que esta película aporta ya algo estaremos cambiando en nuestra visión de mundo. La última palabra la tiene el espectador.

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: