Pedir ayuda no es una debilidad, es una virtud.

PEDIR AYUDA puede ser muy difícil para aquellos que siempre han sido independientes y autosuficientes en el mejor sentido de la palabra. Al terminar mis estudios universitarios y entre mis compañeros de trabajo existía un refrán que además de simpático encerraba una gran enseñanza y decía que uno no tiene que saberlo todo pero si tiene que tener el teléfono de quien lo sabe. Y es cierto. Con el descubrimiento constante de tantas cosas nuevas, desde tecnología hasta medicamentos, no podemos pretender tener siempre la verdad absoluta. Una dosis de humildad y la disposición a buscar ayuda deben ser parte de nuestras virtudes o correrás el riesgo de quedar en ridículo en cualquier momento.

De seguro usted conoce, al igual que yo, alguno de esos personajes que se creen que se las saben todas. Están los autosuficientes suficientes que a pesar de su actitud desagradable son privilegiados en lo que a coeficiente de inteligencia se refiere y en verdad poseen muchos conocimientos en su ramo. Y están los otros, pobres autosuficientes insuficientes con la misma mala actitud y la diferencia de hacer el ridículo sistemáticamente alardeando de un don que no poseen. Ya sean los primeros o los segundos, nunca piden ayuda ante el desconocimiento y pueden hacer grandes disparates que les acarrean terribles consecuencias a ellos y a terceros.

La humildad es una magnifica cualidad que muchos grandes poseen. En lo personal valoro mucho a quienes, siendo personalidades, no alardean de lo que saben y tratan de tú a tú a personas muy sencillas. Esos que cuando no saben dicen debo revisar ese tema pues no estoy muy claro o buscan la ayuda de un colega, porque pedir ayuda no es deshonroso, al contrario, les da credibilidad a las personas. Es preferible que las personas reconozcan su poco dominio de algún tema a que, por no dar su brazo a torcer, hagan un trabajo incorrecto que puede hasta comprometer la vida de los demás.

Así que a partir de hoy no confíe mas en el mecánico que le revisa el auto o el doctor que lo atiende y siempre lo saben todo, que en aquel que asume su desconocimiento y busca una segunda opinión. Pedir ayuda no es una debilidad, es una virtud.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: