Pecados, un placer para el cerebro

El pecado ese placer prohibido

En la Edad Media, se crearon los siete pecados capitales, uno para cada día de la semana. Sin embargo, la ciencia habla de ellos como actos impuros, que están alojados en el cerebro de los seres humanos. 

En Estados Unidos, los ciéntificos se adentraron en lo más oscuro de la mente humana. Sacaron como conclusión que al principio de la humanidad, los pecados fueron procesos vitales, para que el ser humano pudiera sobrevivir. 

Fueron varios los voluntarios que quisieron formar parte de la investigación. Para realizar el estudio, sometieron a los voluntarios a experiencias con las que pretendían incitar a pecar, las reacciones que se producían en el cerebro quedaron registradas en una pantalla. 

Los ciéntificos, fueron capaces de ver lo que sucedía en el cerebro, mientras en los voluntarios afloraban los sentimientos que les producían los siete pecados capitales. 

La gula y la lujuria

Para ver la reacción que tenían ante la lujuria, les pusieron varias películas pornográficas, como es obvio no todos reaccionaron del mismo modo, ya que algunos no se sintieron cómodos al principio, pero según iba avanzando la proyección fueron reaccionando de forma natural. 

Llegaron a la conclusión de que la lujuria se transmite a través de los genes de generación en generación. 

Comer es un placer. La parte mala está en comer de forma compulsiva, es cuando se denomina gula.

La pereza y la envidia

Para los griegos, la pereza era una virtud, en la actualidad no se ve como tal. Aunque algunos creen que de la pereza surgieron las mayores proezas de la humanidad. 

Pero, no todos los pecados producen placer. La envidia produce dolor y nadie se siente bien con ella. Suele destruir a la persona que la siente y consigue que la persona que la provoca sea mucho más fuerte. 

La avaricia, la soberbia y la ira

La conclusión principal que sacaron los investigadores, es que algunas personas reaccionan mejor que otras ante las provocaciones. 

Les resultó más complicado explicar porque se produce la avaricia, al ser más compleja pensaron que podría producirse porque se ha aprendido. 

Los pecados, un placer para el cerebro, en la actualidad están muy presentes en todos los actos que realiza el ser humano. Y como dice el refrán; quien esté libre de él que tire la primera piedra. 

 

 

 

 

 


Pecados, un placer para el cerebro

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: