Él es nuestra paz

Él es nuestra paz

ÈL ES NUESTRA PAZ

La verdadera paz es la unidad, no es sencillamente el hecho de que cese la hostilidad, la ausencia de conflictos; significa ser uno, todo lo demás es superficial, temporal y totalmente insatisfactorio. Lo que Pablo está diciendo aquí es que para vivir en paz es preciso que nosotros tengamos paz. El problema con la mayoría de nosotros es que queremos empezar por acabar sólo con los resultados del conflicto.

“Él es nuestra paz” y cuando nuestro Señor Jesucristo hace la paz, ya sea entre personas o entre naciones, es una paz algo satisfactoria, permanente y será una paz totalmente genuina.

Si nosotros tenemos la paz de nuestro Señor, entonces podremos empezar a resolver el conflicto que se encuentre a nuestro alrededor. Pero no podemos hacerlo nunca sobre ninguna otra base, de manera que el lugar donde empezar, el origen de la paz, es resolviendo cualquier problema que pueda existir entre cada uno de nosotros y Jesucristo.

Esta es la promesa que ha hecho Dios a los cristianos: Él es nuestra paz, y una vez que ha cambiado la actitud de nosotros, una vez que nuestro corazón deja de estar inquieto, una vez que hemos dejado el asunto en manos del Señor y nos damos cuenta de que Él está actuando al respecto, que Él tiene la solución, nuestro corazón podrá estar en paz, y entonces podremos empezar a entender lo que está sucediendo y podremos aplicar algunos remedios inteligentes a la situación que acabará por resolver el problema.

Padre, te doy gracias por poder tener acceso a Ti. Ayúdame a creer en el mensaje de paz y de esa manera poder disfrutar el gozo y la paz de la vida contigo. Cristo es nuestra paz y solo Él puede lograrla. Amén

Él es nuestra paz

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: