Payasolandia

Y ahora se desata una guerra de autobuses

Que el nivel de los políticos en España es pésimo, no se puede dudar.Que en realidad es lo que los españoles se merecen, puede ser la opción más acertada; quizás es que a lo mejor el pais no da para más. Salir de una dictadura que duró 40 años no ha sido fácil, más si se tiene en cuenta que con anterioridad estuvo la II República, que según algunos historiadores dejó más sombras que luces, esa es la opinión de aquellos que se han dedicado a estudiar aquella época, y como cualquier opinión se debe respetar, sea acertada o no. Que como todo hay quien no está de acuerdo con ella, y dicen que la República fue una buena época, todo depende de lo que cada uno quiera interpretar o haya vivido y así lo ha transmitido a sus descendientes.

A esos años duros, hay que añadir que con anterioridad a la República, España tuvo que sobreponerse a la dictadura de Primo de Rivera, época que duró apenas 7 años.

En definitiva, los últimos 94 años de la historia de España, han sido convulsos, con sus altibajos, sus épocas buenas y malas, los típicos ciclos de la vida. Sin lugar a dudas, lo que más ha marcado la historia reciente del país fue la Guerra Civil y todo lo que sucedió después de ella.

Políticos actuales

Quizás, recordar el pasado ayude a entender el presente.

A pesar del bajo nivel general de los políticos, algunos sí intentan aportar soluciones y trabajar por el bien general. Cometen fallos, toman decisiones que no gustan, porque no pueden hacer otra cosa, no les dejan, o a lo mejor es cierto que no saben hacerlo mejor. Pero por lo menos lo intentan, aunque no se obtengan los resultados esperados. No son perfectos, y cometen equivocaciones como cualquier ser humano.

Al otro lado, se encuentran los nuevos políticos, sobre todo uno, que se presenta a sí mismos como la única solución, el único que puede solucionar los problemas del país, él tiene ideas nuevas e innovadoras.

A la hora de la verdad, ni nueva política, ni original, ni soluciones, que es para lo que vota la gente, para que les den soluciones, y no para que les pongan mil y una trabas para todo.

En una prueba más de su "tremenda originalidad", ha copiado la idea de poner en funcionamiento un autobús, con el que recorre Madrid. Y eso que el autobús de "hazte oír", incitaba al odio. El suyo se llama "tramabús", porque para él todo el mundo es corrupto; pero se le olvida lo más importante en su partido también los hay.

Payasolandia

El objetivo del autobús, señalar a todos los que ni son como él, ni piensan como él. Porque en eso consiste su trabajo, en señalar y nada más. 

Su payasada, cuesta 600 euros diarios, si todo el mundo fuera como él, le aplicarían la misma demagogia que ha venido utilizando él, para conseguir el poder. Que pronto se le ha olvidado  de la gente a la que tanto usa para su propio beneficio. 

Y lo más triste, es que un político joven, del que se espera de verdad que tenga ideas distintas y ganas de cambiar las cosas, para mejorar la vida del país, defienda unas ideas que fracasaron. En vez de hacer lo que esperan de el aquellos que le votaron, que trabaje de verdad para el pueblo. 

Los payasos en el circo están bien, las payasadas en el Congreso y en la calle, solo son una enorme falta de respeto a todo un país, por el que dice trabajar.

Payasolandia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: