Cada vez son más las opciones que nos ofrece el mercado para elegir los pavimentos más adecuados: losetas de gres y de cerámica a todo color; las clásicas maderas, naturales y laminadas; las resistentes losetas de piedra y los originalísimos vinílicos, que imitan cualquier material.

Las baldosas cerámicas

Se realizan con una pasta de arcilla roja o blanca, que se cuece a temperaturas muy elevadas.

El gres también es un pavimento cerámico, pero, además de arcilla, lleva arena de sílice, un material refractario que, cocido a altas temperaturas, se vitrifica y hace mucho más resistente la baldosa a la intemperie. Se usa como pavimentos exteriores.

 Las losetas hidráulicas o pavimentos de hormigon, se elaboran con cemento, en lugar de arcilla.

Lugares de colocación: en habitaciones de mucho uso, ya que son muy resistentes e impermeables. Se instalan sobre un atezado nivelado y curado. Pueden ir colocados en línea, a cartabón o combinando ambas formas.

Para limpiarlas sólo es necesario barrer o pasar el aspirador, y fregar con agua y detergente.

Laminados

Es un pavimento de lamas o losetas, de 7 u 8 mm de grosor, que imita madera y otros materiales. De las varias capas que lo componen, de madera, papel y resinas la última es una fotografía del material.

Pavimento vinílico

 Es un recubrimiento plástico de PVC muy resistente y fácil de limpiar, que se presenta en rollos o en losetas.

Lugar de colocación: al ser excelentes aislantes térmicos y acústicos, impermeables y resistentes a las manchas, resultan idóneos para zonas de mucho desgaste, como los cuartos infantiles.

Se limpian únicamente con agua y jabón. No se debe emplear amoníaco ni disolventes.

Parquet de madera

Son tablillas o piezas de madera maciza de 9 a 10 mm de grosor que van pegadas con cola sobre el suelo, bien preparado, y se pueden colocar en espiga, mosaico, rombo, taracea, etc. Soporta varios acuchillados.

Tarimas

Están formadas por tablas que no se instalan directamente sobre el suelo. Pueden ser de madera maciza o de aglomerado con chapado de madera natural, que no admite muchos acuchillados. En ambos casos pueden ir encolados entre sí o machihembradas.

Para la tarima sobre rastreles se utilizan tablas de unos 2 cm colocadas sobre listones que las separan del suelo.

La tarima flotante son tablas de 1,5 o 2 cm de grosor instaladas sobre un filtro de polietileno que actúa como aislante. Son muy fáciles de colocación para los adeptos del bricolaje.

Se limpian con una bayeta o mopa para limpieza diaria, y con ceras y productos especiales para una limpieza profunda. Nunca se debe empapar con agua los pavimentos de madera.

Mármol y granito

Son piedras calizas, por lo general, poco porosas, de gran dureza y resistencia. Se suelen presentar, casi siempre, con acabado pulido, aunque algunas, como el mármol travertino, tienen una superficie porosa.

Para cuidarlos se limpian sencillamente con agua y un detergente suave. Las manchas persistentes se frotan con un paño empapado en sosa cáustica o aguafuerte con agua, y se aclaran. Y para protegerlos, se puede aplicar tapaporos especial para piedras.

Se instalan con la ayuda de un profesional o asesorándote con un buen manual de bricolaje, ya que, por su dureza, es difícil manipular las losetas, así como cortarlas y adaptarlas a la superficie donde se van a colocar. De cualquier modo, estos pavimentos han de estar completamente nivelados, para que no se rompa la loseta.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: