Paul Kling

PAUL KLING EL VIOLINISTA

VIOLINISTA CANADIENSE NACIDO EN LA REP. CHECA

PAUL KLING nació el 28 de marzo de 1929 en Opava, Repúbica Checa. La información sobre su más temprana infancia es bien escasa, aunque sí sabemos que a los trece años ya sabía tocar el violín. Se había aprendido a tocar diversas partituras, sobre todo obras melódicas del compositar Brahms y Beethoven.

La biografía de Paul Kling comienza a partir de los catorce años. Sabemos que a esta edad fue deportado de TEREZIN, una población en la República Checa y especialmente conocida por su campo de concentración instalado durante la Segunda Guerra Mundial, hacia Auschwitz debido a sus orígenes judíos. Paul Kling permaneción en el campo de concentración de Auschwitz desde finales de septiembre de 1944 hasta finalizar la Guerra y, con ella, el régimen nazi. A Terezín llegó en abril de 1943.

Su corta edad y su talento como violinista le facilitaron enormemente su estancia en el campo de concentración, por lo cual Paul Kling se sentía muy afortunado y una persona con mucha suerte. Siempre mantenía una actitud y pensamientos positivos. Una vez en Auschwitz, Paul Kling fue llevado a un edificio donde se alojaban los jovenes adolescentes para facilitar su supervivencia a estos tiempos tan negros en la historia europea. En aquel entonces existía un Departamento de Consejo Judío que había formado un Departamento de Asistencia Juvenil con la idea de proteger a precisamente a los más jóvenes dadas sus necesidades más particulares.

Por aquel entonces, Karel Reiner estaba al mando del Comité de Recreación establecido por la SS y Karel conocía a PAUL KLING de Terezín. Por tanto, sabía que tocaba bien el violín y introdujo en este comité. Ello suponía para Paul Kling ciertas ventajas como, por ejemplo, estar exento del trabajo normalmente obligatorio y forzado en el campo de concentración de Auschwitz. Tuvo el privilegio de poder practicar el violín a diario y, además, estos jovenes que formaban parte del Comité de Recreación obtuvieron una ración diaria extra de comida. Este trato especial se debía a que la SS bajo el régimen nazi valoraba la música, la cultura y a los artistas. Les gustaba asistir a obras de Teatro y a conciertos. De ahí, Paul Kling aprovechó esa oportunidad que se le brindaba durante su estancia para practicar, mejorar su estilo y aprender todo lo que pudiera. Era una época en la que pudo dedicarse a lo que más le gustaba y el tiempo de opresión judía se le hacía más llevadera.

Paul Kling tuvo la oportunidad de tocar su violín junto al pianista Gideon Klein (06/12/1919 – 27/01/1945), por quien sentía una gran admiración. Según manifestaba, Gideon Klein era una figura fascinante y con gran talento de explicar las cosas. El pianista estaba comprometido a fomentar el crecimiento de los músicos jóvenes y su capacidad de enseñanza dejó una profunda huella en Paul Kling.

El musicólogo de la Universidad de Tel Aviv y especialista en la música de Terezín le preguntó en una ocasión a Paul Kling cómo podía tocar y ensayar el violín en las condiciones infrahumanas que regían en esta ciudad durante la época nazi, atormentados por el hambre, las enfermedades y la escasez. A dicha pregunta, Kling le respondía que a esa edad era aún bastante egocéntrico y solamente pensaba en tocar. Incluso, tenía amigos que le brindaban un espacio en el sótano donde seguir ensayando todo el tiempo que quisiera. En esa época no existía la felicidad y la cultura era el mecanismo de supervivencia.

Paul Kling, uno de los pocos afortunados se sobrevivir al holocausto, seguía con la música incluso después de finalizar la guerra. En 1945 regresó a Praga donde ingresó en la Academia de Música de Praga En el año 1947, tenía tan solo 19 años, se le presentó la oportunidad de participar como solista en el concierto de Re mayor de Brahms con la Orquesta Sinfónica de Praga, debido a que el solista que debía tocar no se presentó. La presentación fue todo un éxito y le elevó a otro nivel ganando gran prestigio. Durante la representación destacó por su elegancia y franqueza. La calma y la fluidez del violinista dieron fe de la afinidad del violinista. Tras esta representación, comenzó a recibir varias ofertas.

Ya en el año 1977, Paul Kling se convirtió en profesor y eventualmente en decano de música de la Universidad de Victoria. El presidente de la República de Austria le concedió en 1998 la Cruz de Honor de Austria de Artes y Letras. Durante sus últimos años antes de jubilarse, Paul Kling daba clases en la Universidad de Columbia Británica de Vancouver , en Canadá. Falleció en el año 2005.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: