Pau Gasol y el Banco Popular tienen un acuerdo publicitario muy beneficioso para el deportista y nada beneficioso para los clientes del banco. ¿Cuántas comisiones estamos pagando para pagar las fotos de esta estrella del baloncesto mundial? Es lo que yo me pregunto cada vez que me llega una carta que me trae la fotografía del catalán en el mismísimo papel que introducen dentro del sobre.

Muy fácilmente gana dinero este chico. No sé si juega bien al baloncesto ni me importa. Lo que sí me importa es que le estoy pagando un sueldo que no merece. A mí nadie me da dinero por mi cara bonita. Tengo que ganarlo con mis manos y con mi cabeza, no con esa sonrisa pagada que muestra Pau Gasol en los carteles que cuelgan en todas las sucursales del Banco Popular y de su otra marca, el Banco Pastor.

Deberíamos protestar todos los clientes. Enviar correos al banco diciendo que ya está bien de pagar con nuestra comisiones un fortunón a este deportista que, en vez de ganar dinero encestando balones, nos encesta un contrato a pagar con nuestro duro trabajo. Algunos de mis conocidos han cambiado de banco. No me parece una solución porque los bancos en este país nuestro son iguales. Cambias de collar pero no cambias de perro.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: