En su tercera novela Enigma para marionetas, Patrick Quentin, nos vuelve a traer al matrimonio formado por PETER Duluth e Iris Patersson, metidos otra vez en un asesinato que han de resolver.

Después de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, el productor teatral Peter Duluth, se enrola en la marina, mientras su esposa Iris, actriz, esta rodando una película en Hollywood.

En un fin de semana que pueden coindicir en San Francisco en un permiso de Peter, tienen la mala suerte de que no hay ni una habitación en los hoteles de San Francisco.

Cuando Iris y Peter deciden pasar la tarde en unos baños turcos, antes de ir a casa de una prima de Iris, Eulalia, que les ha acogido en su casa. En los baños le roban el uniforme a Peter para hacerse con la llave de Eulalia.

En los baños conocen a los hermanos Luis y Bruno Rosa, de los que se hacen amigos, aunque desconocen que el encuentro no ha sido fortuito.

Los hermanos Rosa quieren matar a tres mujeres para en realidad encubrir el asesinato de una de ellas. y despistar a la policía con los que no tienen nada que ver.

La mujer a la que quieren asesinar es Celida, prima de Iris y Eulalia, con la que la han confundido y por eso van tras la llave que guarda Peter, y le roban el uniforme de la taquilla.

Peter e Iris, han de desechar las sospechas de la policía sobre ellos, a la vez que tienen que intentar salvar a dos mujeres de los planes de los hermanos Rosa, y hacer valer la verdad.

No solo estan en juego la vida de dos mujeres, sino también la libertad de Peter que gracias a las maniobras de los Rosa, aparece como culpable del asesinato.

 

 

 




Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: