patitos

LOS PATITOS NÁUFRAGOS AYUDAN A LA CIENCIA

   La conocida historia de los patitos náufragos está sirviendo de gran ayuda a los estudios oceanográficos. Todo comenzó en 1992 cuando un buque de carga viajaba desde Hong Kong hacia Tacoma en los Estados Unidos cargado de juguetes de goma, en su mayoría patitos amarillos. En medio del Océano Pacífico, una gran tormenta hizo que el buque se balancease de tal manera que doce de los contenedores que portaban los juguetes cayeron al mar. Uno de ellos se abrió, liberando a 28.000 patitos de goma, que empezaron a flotar a la deriva.

patitos en el mar

   A partir de ese año han ido apareciendo los patitos en diversas costas de países y regiones muy distantes entre sí, como Alaska, Islas Aleutianas, Hawaii, América del sur, Escocia, Rusia oriental o Japón. Todavía hoy siguen apareciendo patitos de goma, juguetes chinos de la compañía First Years Inc. Aunque la inmensa mayoría de los juguetes que cayeron al mar eran patitos amarillos, también había ranas verdes, tortugas azules y castores rojos.

patitos

   Curiosamente, este naufragio de los patitos de goma está propiciando grandes avances para la ciencia, especialmente para la oceanografía. Observando el trayecto recorrido por los patitos, se han podido estudiar en profundidad las corrientes marinas. Para ello fue y sigue siendo muy importante para los científicos recoger información de las apariciones de los patitos en diversos países costeros por todo el mundo. Hasta el naufragio de los patitos, el estudio de estas corrientes resultaba más caro y los datos eran más imprecisos que la información que proporcionó este caso de los patitos de goma. También se ha podido estudiar el movimiento de los hielos derretidos y las grietas de los canales. Los conocimientos adquiridos gracias a los patitos se están aplicando en diversos campos relacionados con el mar, por ejemplo en cuestiones sobre pesca o en la localización de marineros y barcos desaparecidos, entre otras cosas.

patito

   Un periodista americano llamado Donovan Hohn decidió seguir la noticia de los patitos y trasladarse a algunos de los puntos donde aparecían los patitos, como Alaska, China, Hawaii o Escocia. Con los datos recopilados y las experiencias vividas, escribió en 2011 un libro titulado Moby-Duck, publicado en España en 2012. Es como una fascinante novela de navegantes y de aventuras, que el New York Times consideró uno de los cien mejores libros del año 2011. También ha recibido críticas excelentes no sólo en los Estados Unidos sino también en otros países donde se ha publicado.

libro moby-duck

La historia de los patitos de goma aún no ha terminado

   Los patitos de este suceso, apodados en inglés friendly floatees, se han convertido en objetos de colección. Al principio, la compañía china First Years Inc había ofrecido una recompensa de 80 dólares por cada unidad que se les devolviese. Pero los coleccionistas, una vez que han verificado que se trata de un patito auténtico de aquel suceso, han llegado a pagar 1.500 euros por alguno de ellos. Cuanto más tiempo pasa, los patitos que van apareciendo están más descoloridos y deteriorados, pero eso no les importa a los coleccionistas, ni a los científicos que estudian las corrientes marinas. Todavía quedan varios miles de patitos por aparecer. Algunos habrán sido pasto de los animales marinos, otros se habrán deshecho, algunos quizás estén varados en zonas inaccesibles. Pero otros muchos seguro que seguirán llegando a las costas de diferentes países.

patitos de goma

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: