Cuando ya tenía más de 40 años, una mujer de Málaga recibió con sorpresa la confesión de parte de su madre de que su padre no era el hombre que estaba casado con ella desde 1965, sino que su padre era un cura amigo de la familia con el que había tenido una larga relación a escondidas. Desde este momento luchó por saber si era verdad y solicitó las pruebas de ADN del que se decía su padre así como las del cura y presunto padre biológico, que a pesar de encontrarse muy delicado de salud aceptó someterse a dichas pruebas.

 

fotografia

Todas las pruebas se realizaron por orden judicial en un importante hospital malagueño, con el resultado que la posibilidad que fuera el sacerdote fue de un 94,45% y las del marido de su madre de un 0%. Este resultado, según el Tribunal Supremo ofrecía una muy remota posibilidad de que el padre pudiera ser otro, pero si era seguro que que el había venido siendo su padre, no lo era.

 

fotografia

Durante este proceso de averiguación de la paternidad, el cura ya de avanzada edad, falleció y aparecieron 11 sobrinos que pusieron el grito en el cielo, al enterarse de la existencia de esta hija secreta de su tío el sacerdote. Recurrieron ante los tribunales la prueba de paternidad, alegando que cuando el sacerdote acepto las pruebas ya estaba muy enfermo y que no se fiaban de las mismas.

 

fotografia

Recientemente, la sala de lo civil ha rechazado los argumentos de los sobrinos desheredados y confirma la sentencia de la Audiencia de Málaga, que junto con la declaración jurada de la madre, reconoce que el padre biológico es el sacerdote y por tanto única heredera de todos los bienes del cura. Las pruebas de ADN establecen si un hombre es o no el padre biológico de una persona y debe ser del 99,99% aproximadamente. en una prueba de paternidad privada, son los propios interesados los que recogen las pruebas. Si las pruebas son solicitadas de una forma Legal, necesitan de un proceso que custodie dichas pruebas para que los resultados sean legalmente aceptados.

 

fotografia

Todos heredamos de nuestros padres biológicos el ADN, y desde que se descubrió esta indiscutible y segura prueba genética, muchas son las personas que han podido descubrir su verdadera procedencia. Un caso aún pendiente de mas pruebas es el de Pepe el Trompeta, supuesto hijo del Marqués de Larios, que ha solicitado nuevas pruebas de ADN por no estar de acuerdo con los resultados negativos que se realizaron y que considera nada claros.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: