Las patatas son la preferencia culinaria de todo el mundo. En puré, guisadas, al vapor, asadas, cocidas, en tortillas son sabrosas. Sin embargo, debes evitar comerlas con cáscara poque pudieran convertirse en riesgo de intoxicacón y alergia.

Solanina un riesgo verdadero

El principal problema de consumirlas con cáscara es la cantidad de solanina que contienen, específicamente en las manchas vrdes que se forman en la corteza cuando entran en contacto con la luz solar.  Debes tomar en cuenta que este detalle puede ser la diferencia entre disfrutar de un buen plato o tener una alergia o reacción estomacal desagradable, 

La solanina es un glicoalcaloide contenido en las plantas de la familia solanáceas. Esta familia de plantas se denominan así porque requieren de buena cantidad de luz solar para existir; entre ellas se encuentran la berenjena, tomate, ají, pimiento. En el caso de la solanina, contenida en mayor proporción en patatas, berenjenas y tomates inmaduros se trata de un compuesto químico natural formado por el azúcar solanose y el alcaloide solanidina, que es tóxico en una proporción de 400 mg por kilogramo de peso. 

Por eso la ingesta de este rubro debes dosificarla, hasta 4 veces por semana en proporciones que no excedadan un aporte calórico normal. Vale destacar que, además de la solanina, las patatas contienen almidón que se convierte en reservas de grasas cuando no son eliminados a tiempo, bien sea por falta de ejercicio físico o porque su consumo es muy alto.

Patologías que se presentan

Dentro de las patologías que pueden manifestarse por un consumo desmesurado de patatas se encuentra la presión arterial alta, específicamente cuando se consumen fritas por el agregado de grasas y sal. Su alto consumo causa obesidad y problemas articulares. Quizás lo más importante de señalar es el efecto que la solanina tiene en el organismo, sobre todo en niños muy pequeños.

A los infantes e infantas les fascinan las patatas fritas. Desde luego se debe tener altísimo cuidado de no darles las que tengan manchas verdes y mucho menos freirlas con la cáscara. La ingesta de patatas con exceso de solanina pueden causar: prurito en la zona del cuello, hormigueo en labios, vómito, dolor de cabeza, dolor abdominal, somnolencia y,en casos de intoxicación severa, daño en los túbulos renales de niños o niñas.

Experiencia personal: una gran aliada

Como un dato adicional, el cual se desprende de la experiencia personal, debo aconsejar a las personas asmáticas o alérgicas que eviten, por sobre todas las cosas, consumir patatas fritas con la concha. Hoy en día está muy de moda un sabroso plato denominado papas mixtas; el cual contiene carne frita en tiritas, papas fritas con cáscara, pimiento, cebollas y queso. Es sumamente exquisito, pero las papas fritas con cáscara pueden causar a los pocos minutos una crisis de asma o alergia que comienza con tos seca intermitente y se agrava con disnea.

Es necesario destacar que las cortezas de patata pudieran retener trazas de productos agrícola tóxicos, por tal razón se deben lavar bien y descartar la concha. Ya sabes; si no te puedes resistir a comer unas ricas papas mixtas, al menos pela las patatas. Suena extraño, pero sí, hay muchas recetas que incluyen patatas con cáscara. Recuerda que el mayor riesgo está en los excesos de SOLANINA.

 

La solanina es el alcaloide que puede convertirlas en un alimento tóxico.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: