La Unión de Consumidores de Andalucía ha denunciado ante la Dirección General de Consumo de la Junta las infracciones cometidas por algunas marcas de patatas fritas en el etiquetado, ya que las patatas fritas que se venden como light no cumplen con la normativa europea vigente desde 2006.

La UCE-Andalucía ha constatado que los productos light o bajo en calorías de las marcas Pringles, Lays, Carrefour, Hipercor y Mercadona no cumplen con la normativa exigida, ya que la diferencia calórica no supera, en ninguno de los casos, el 15,5%.

En un comunicado, la UCE-A asegura que, por lo general, los productos light suelen ser algo más caros que los normales y, además, se venden como tales cuando realmente no lo son.

La normativa europea exige para designar a un producto como light una reducción mínima del aporte calórico de un 30% respecto al producto convencional de referencia.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: