La hora de la merienda es un momento especial para compartir con los amigos y con la familia, y es un gran momento si tenemos niños porque ellos nunca desprecian un dulce y nosotras nos podemos lucir con un rico pastel dorado, intercambiar sonrisas y pasarlo bien disfrutando de un momento de relax, un impass para desconectar de la rutina y el agobio del día y también para cargar un poco las pilas hasta que llegue la hora de la cena, este momento de la tarde es la excusa ideal para preparar y saborear un riquísimo pastel casero y ahí va un fácil receta

1/2 t. de mantequilla sin sal

1t. de azúcar

2 huevos

1c. de té de vainilla o de agua de azahar

2t. de harina de repostería, de trigo integral

2c. de té de levadura en polvo

2/3 t. de yogurt natural, si es estilo griego mejor

Encender el horno a 180ºC,

Untar un molde con mantequilla y enharinar, el molde debe de ser de 22 x 8 cm, para pan estrecho

Hacer una crema con la mantequilla y el azúcar, añadir los huevos, uno a uno, batiendo bien todo cada vez que agregamos un huevo,hasta obtener una crema ligera y consistente.

Tamizar juntos la harina y el polvo para hornear, añadir a la crema, la harina tamizada y el yogur alternativamente hasta que todo este perfectamente mezclado.

Hornear aproximadamente una hora o hasta que al pinchar el pastel en el centro este salga limpio

Dejar enfriar para desmoldar y a gozar.

 


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: