Este es un producto financiero que su principal característica es su carácter perpetuo. Dicho más claro, no tiene fecha de vencimiento. Por tanto, aquellos que quieran recuperar el dinero tienen que poner a la venta las participaciones y esperar a que alguien las compre. Con una salvedad, al precio que marque el mercado secundario que puede ser inferior a la cantidad inicial que se ha invertido en estas preferentes.  Además, este producto no está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), por lo que en el caso de que un banco quiebre, se pierde todo lo invertido.

fotografia

Para cubrir tales riesgos, se han ofrecido rentabilidades más elevadas que las de los depósitos a plazo fijo. Lo que en un principio ofracía la ventaja de una buena rentabilidad y que si se deseaba recuperar lo invertido, con ponerlo a la venta todo resuelto, no ha sido así.  En un principio todo parecían ventajas, pero eso era en tiempos de bonanza. Llegó la crisis y las preferentes se han convertido en una trampa para muchos ahorradores que solo fueron informados de las ventajas.

fotografia

Al no tener beneficios, la entidad emisora ya no les paga los intereses. Si se pone a la venta y se consigue vender, se pierde parte del capital. Si nadie lo compra, es imposible recuperar nada. Toda esta situación es mucho más grave de lo que parece puesto que bancos y cajas han abusado de la confianza de sus clientes, la gran mayoría ancianos ignorantes del funcionamiento de este producto y han aceptado creyendo que en caso de necesidad, en 48 horas podían recuperar vendiendo su producto.

fotografia

La mayoría son ancianos con pensiones muy bajas que con la inversión de sus ahorros de toda la vida, creían poder aumentar algo sus ingresos para vivir algo mejor. La plataforma ADICAE, se ha formado para defender a los afectados, ya ha denunciado que los directores de bancos y cajas, han abusado de personas indefensas y desconocedoras de lo que estaba haciendo con sus ahorros, incluso alguno de ellos sin preparación cultura que tenía que firmar con la huella del dedo.

fotografia

fotografia

En los últimos días, la plataforma de afectados realiza charlas informativas y se proponen presionar a los bancos para que reembolsen el 100% del capital lo que parece poco probable y tendrán que denunciar en los tribunales.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: